Redacción – Erradicar la discapacidad: es la última orden dictada por el autodenominado Estado Islámico en las calles de Mosul, la maltratada segunda ciudad de Irak.

El cuerpo de clérigos encargados de interpretar la sharia (legislación islámica) ha promulgado una fatua (edicto religioso) en el que autoriza a sus militantes a «matar a los recién nacidos con síndrome de Down y malformaciones congénitas y a los menores de edad discapacitados».

La salvaje orden -promulgada por Abu Said Al Jazraui, el nombre de guerra de un juez de nacionalidad saudí- ya ha comenzado a aplicarse, asegura una página web de activistas que residen en la urbe y denuncian las fechorías del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés).

El pasado febrero el Comité de Derechos de la Infancia de la ONU alertó del uso de los niños discapacitados en acciones suicidas del IS y como escudos humanos. En un informe reciente, el organismo mostró su preocupación por el deterioro de las precarias condiciones de vida de unos menores acostumbrados ya a ser blanco de la discriminación