Redacción- El consumo de heroína en Estados Unidos alcanza un nivel récord y preocupa a las autoridades de la nación norteamericana.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, en 2014 murieron más personas por sobredosis de drogas que en ningún otro año registrado, alcanzando la cifra de 47005 víctimas.

El 60%  de los fallecidos, murieron por sobredosis de opiáceos, que incluye medicamentos que pueden adquirirse con receta, y la heroína.

El auge de los analgésicos legales está en el origen de la actual epidemia, según los expertos. Las ventas se dispararon en la década pasada, cuando algunos médicos empezaron a recetar opioides.

Uno de los cambios más significativos en el consumo de esta droga, es el perfil del adicto.

En la década de los setenta, el perfil de un consumidor, era de un adicto al crack y negro, asociado a la violencia.

45 años después, el adicto es distinto. De acuerdo con estudios recientes el 90% de los nuevos consumidores de esta droga es de tez blanca.

Otra característica es que viven en pueblos y en suburbios en las afueras de las grandes urbes.