Redacción – La crisis con los cubanos que no han podido llegar a Estados Unidos  y que están varados en nuestro país desde hace más de dos meses por la poca colaboración de las naciones de la región, fue tema para el Papa Francisco en su discurso este domingo en la Plaza de San Pedro.

«Mi pensamiento se dirige en este momento a los numerosos migrantes cubanos en dificultad en América Central, muchos de los cuales son víctimas de tráfico de seres humanos», dijo el Pontífice al finalizar la oración del Ángelus en el Vaticano.

«Invito a los países de la región a redoblar con generosidad todos los esfuerzos necesarios para encontrar una solución rápida a este drama humanitario», agregó el Papa argentino.

La crisis se inició a mediados de noviembre, cuando Nicaragua cerró las fronteras a los cubanos, lo que provocó que entre 5.000 y 7.000 migrantes quedaran atrapados en Costa Rica.

Este lunes la Cancillería se reúne nuevamente en México con los representantes de los países centroamericanos, para continuar en la búsqueda de una solución.