Redacción- La placentofagia, ese es el nombre de aquellas personas que se caracterizan por creer que la placenta debe ser consumida por los nutrientes que aporta al cuerpo de la mujer una vez dada a luz, aunque se ingería en batidos, ahora esta es proporcionada en píldoras.

En Reino Unido La Red de Encapsulación de Placenta (IPEN, por sus siglas en inglés) se encarga de recoger ese órgano una vez sale del útero y prepara con ella una primera bebida y seca y encapsula el resto.

El precio de las cápsulas rondan los US$250  y  usted debe pagar alrededor de US$40 por la bebida.

Las preparan con asesoramiento de la Asociación de Artes para Preparar la Placenta (APPA, por sus siglas en inglés), y saca entre 80 y 125 cápsulas por placenta.

Al parecer ingerir la placenta se previene padecer de depresión postparto y aunque no es algo comprobado más mujeres se suman a esta practica.

Las mujeres más famosas del mundo entre ellas Kim Kardashian han catalogado esto como una acción de gran beneficio para cada mujer.

Los médicos dudan de dichos beneficios pero tampoco comprueban que esto puede hacer algún daño en las feminas.

Estos servicios también se están extendiendo en América Latina. En México, Amaren es uno de los proyectos que lleva a cabo el encapsulamiento de placenta.