Redacción-14 personas fueron asesinadas y 17 resultaron heridas el miércoles en la ciudad de San Bernardito, estado costero de California. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama,  descartó  que la situación tenga nexos con ataques terroristas, como sucedió en París –Francia- el pasado 13 de noviembre.

«Siempre es posible que exista relación con terrorismo,  pero esto está más relacionado con el lugar de trabajo (donde ocurrió la balacera)”, detalló Obama.

Dos personas armadas irrumpieron en un edificio de oficinas y abrieron fuego contra todos los que se cruzaron a su paso. Posterior al ataque, la Policía abatió los sospechosos, un matrimonio, el cual dejó una bebé de seis meses.

Las autoridades estadounidenses aún no informan cual habría sido la razón del ataque armado, sin embargo el FBI detalló que los sospechosos no tiene vínculos con extremistas, de acuerdo con New York Times.