Redacción-El pasado 8 de julio, un menor de tan solo 10 años murió tras ser impactado por una bala que salió del arma de un policía o de un narcotraficante, en medio de un enfrentamiento ocurrido en La Cuesta en Corredores, zona cercana a la frontera de Panamá.

Cinco meses después,  las autoridades no tienen listo el informe balístico, al menos eso indican a AMPrensa.com tras las repetidas consultas.

El menor -quien cursaba el quinto año de escuela- fue impactado por el proyectil cuando jugaba en el corredor de su casa.

Actualmente,  un colombiano se encuentra detenido por participar en la balacera, donde también resultaron heridos dos oficiales de PCD en los brazos.