Redacción- La controversia envuelve una vez a la oficiales de la policía norteamericana, esta vez de la ciudad de Chicago.

La policía de Chicago, disparó y mató a tres personas el fin de semana, incluyendo a una madre de cinco hijos, a quien agentes le dispararon cuando respondieron a un altercado familiar.

A su llegada al lugar, los agentes encontraron «a una persona agresiva y uno debió utilizar su arma, hiriendo mortalmente a dos personas», dijo la policía en un comunicado.

«Una mujer de 55 años fue herida accidentalmente y murió trágicamente», acotó el comunicado, en el que la policía envió condolencias a su familia.

Las familias de las víctimas se manifestaron en su barrio para mostrar su ira y exigir que los policías tengan que rendir cuentas.

En otro incidente, la policía de Chicago también afirmó haber disparado a un hombre armado durante una intervención contra «un asalto en curso».

El hombre, que resultó herido, murió en el hospital.

Está en marcha una investigación para establecer las circunstancias del caso.

Estados Unidos es escenario este año de decenas de manifestaciones en los últimos meses, que algunas veces generaron en disturbios, tras casos de brutalidad y abusos policiales cometidos contra negros.