Redacción- La Intendencia de Energía de Aresep aprobó una rebaja de 6,7% en las tarifas promedio de distribución del ICE para el 2016.

Esta rebaja beneficiará a 739 mil abonados del ICE en todo el país; es decir, aplica a los sectores residencial, industrial y preferencial.

El pasado mes de setiembre, el ICE solicitó un aumento promedio de 12,7% en su tarifa de generación, de 9,8% en transmisión y 8,3% en distribución. Sin embargo, luego del análisis técnico detallado y riguroso realizado por la Intendencia de Energía, no se reconocieron ¢88.000 millones de gastos injustificados y se aprobaron los siguientes ajustes promedio:

Aumento solicitado por el ICEAjuste aprobado

por la Intendencia de Energía

Sistema de generación12,7 %0,6 %
Sistema de transmisión9,8 %-1,4 %
Sistema de distribución8,3 %– 6,7 %

Dentro de los gastos que no se reconocieron en el cálculo de las tarifas destacan: ¢37 500 millones relacionados con gastos no justificados o sin el detalle suficiente para determinar su razonabilidad y cumplimiento del principio del servicio al costo, incluidos en lo que el ICE denomina “cuentas contables”;  ¢11 102 millones de gastos derivados de beneficios del Estatuto de Personal, en donde el principal rubro se relaciona con el Fondo de Garantía y Ahorros, y el resto son ajustes relacionados con el tratamiento de los activos, estimaciones de demanda y los parámetros económicos utilizados para las proyecciones.

Esta rebaja incorpora el ajuste por concepto de Costo Variable de Combustible (CVC) que es el costo por la generación térmica.  Con este resultado, se mantiene una tendencia a la baja en las tarifas eléctricas de distribución, desde el tercer trimestre de 2014.  Al cierre del 2016 se prevé una reducción acumulada de 13,8% respecto a las tarifas vigentes en el tercer trimestre de 2013.

Durante el 2015 se registró una baja importante en la generación térmica y, consecuentemente, en el gasto de combustibles utilizados para generación. Esta situación fue favorecida por condiciones climáticas y mayor uso de fuentes renovables, así como la sustitución de energía térmica con importaciones del Mercado Eléctrico Regional (MER) a precios mucho más bajos.

En el 2016 la generación térmica será 10 veces menor a la producida en el 2014, mientras que el gasto por concepto de combustibles será 22 veces más bajo que lo registrado en ese mismo año.

Para una familia que consume 250 kWh al mes, la rebaja aprobada implica que su recibo de electricidad pasaría de ¢24 220  a ¢23 350 en el mes de enero de 2016.