La oposición celebró anoche el triunfo en los comicios.

Redacción – En una intensa jornada de elecciones legislativas, el pueblo venezolano decidió dar un giro por completo a la política de su país.

Tras varios intentos de modificar los resultados, el Consejo Nacional de Elecciones (CNE) dejó abiertas por una hora más las urnas electorales; sin embargo, los resultados para el oficialismo fueron desconcertantes.

Ante esto, el pueblo de la Venezuela de Maduro dio la espalda al chavismo, pues la oposión triunfó con una amplia diferencia.

Según datos oficiales, la Mesa de Unidad Democrática (partido de oposición) obtuvo 99 diputaciones, mientras que el partido de Maduro obtuvo únicamente 46 escaños.

Todavía quedan 19 plazas en disputa más las tres diputaciones indígenas.

Si la oposición logra 12 escaños más se asegurará los dos tercios de la Asamblea Nacional, con lo que podría reformar la Constitución venezolana.

El parlamento entra en receso el 15 de diciembre y reanuda sus actividades, con los asientos renovados, el 5 de enero.

El 74,25% del pueblo venezolano acudió a los comicios.

MADURO ACEPTA DERROTA

Por su parte, el temor de muchos en el país es que el propio presidente Nicolás Maduro no acepte los resultados electorales. No obstante, como «una bofetada» aceptó el triunfo de la oposición.

«Los aceptamos, los resultados exactamente como han sido emanados por el poder electoral», dijo Maduro, quien insistió en que su partido había perdido una batalla, pero no la guerra.