• Justicia mexicana considera que al mantenerlo asilado y con el cambio de celda cada 24 horas «El Chapo» no escapará por tercera vez

Redacción-El Centro Federal de Readaptación Social Número 1, más conocido como El Altiplano en México, se ubica en una llanura a una hora y media en auto de la Ciudad de México.

 Ahí se encuentra una vez más Joaquín «El Chapo» Guzmán, en la supuesta cárcel de más seguridad de ese país, pero el narco ya demostró que de ahí se puede escapar en un abrir y cerrar de ojos.

De esta  prisión -que a lo largo se ve como una fortaleza- Guzmán escapó en julio del 2015, a través de un túnel de 1.5 kilómetros de largo.

«Cuando uno va a la prisión, debe pasar por un puesto militar en el que hay estacionados tanques de guerra. Muchos policías federales rodean la zona», señaló un periodista de la BBC . El problema es que los funcionarios se doblegan al poder del dinero y el temor.

El Altiplano comparte diseño con dos  cárceles más de máxima seguridad de México. En el 2001 «El Chapo» escapo  de una cárcel idéntica: El Centro Federal de Readaptación Social Número 2, o Puente Grande, ubicado en Jalisco .

Además, se le cambiará de celdas frecuentemente, algunas veces, después de horas o días. Los pisos del penal han sido reforzados y han realizado otras mejoras para asegurarse de que no haya un tercer escape.

«Uno puede tener una prisión de alta seguridad, pero si se le da la llave a alguien, deja de ser de máxima seguridad», dijo un experto que ha trabajado en el sistema federal penitenciario por años, pero no quiso ser identificado.

El problema, para él, es que los edificios de las prisiones y los sistemas de seguridad son de primera categoría, pero la gente que las administra no está bien entrenada ni es confiables, así que no sirven de nada.