Redacción/Agencias- Estados Unidos desplegó el domingo un bombardero B-52 para un vuelo de baja altura sobre Corea del Sur, en una demostración de fuerza tras las pruebas nucleares llevadas a cabo por Corea del Norte la semana pasada.

El líder norcoreano Kim Jong Un sostuvo que la prueba del miércoles fue con una bomba de hidrógeno se trató de un paso más hacia la autodefensa.

La cuarta prueba nuclear de Corea del Norte molestó tanto a China, su principal aliado, como a Washington.

El avión B-52, capaz de transportar bombas nucleares, fue custodiado por dos aviones de combate, un F-16 estadounidense y un F-15 surcoreano, en un vuelo a baja altura sobre la base aérea de Osan, antes de regresar a Guam, dijo el Ejército norteamericano.

El vuelo fue «en respuesta a la reciente acción provocadora de Corea del Norte», sostuvo el Ejército.