Redacción- Un nuevo edificio donde se rige parte de las políticas del país, el Edificio del Castillo Azul  fue decretado como parte del Patrimonio Nacional.

Por medio de un estudio el Centro de Patrimonio determinó, entre otros, su valor simbólico e histórico, características que  lo involucra como parte del Patrimonio Nacional.

El Castillo Azul fue alquilado para ser Casa Presidencial de Alfredo González Flores, entre 1914 y 1917; del gobierno de facto de Federico Tinoco (1917-1919) y de su sucesor: Francisco Aguilar Barquero (1919-1920); período convulso en la disputa del poder político costarricense.

Según la investigación del Centro de Patrimonio, el Castillo  fue construido en 1908 para ser la casa de habitación del cafetalero Máximo Fernández Alvarado, quien además fue un prominente político de la época.

En agosto de 2013 se presentó una nueva solicitud de declaratoria, la cual finalmente se dio en diciembre de 2015, mes en que el decreto se publicó en el Diario Oficial La Gaceta.