Redacción – Hay al menos tres poderosas razones para creer que el fenómeno de El Niño actual será tan «grande y poderoso» como el considerado peor de la historia, el de 1997 y 1998.

William Patzert, experto de la NASA, dijo a la BBC tres razones por las cuales el fenómeno será poderoso este año:

La primera de ellas, se refiere a que las alturas muy superiores a los usuales en el nivel del oceáno Pacífico son un indicador de que existe una gruesa capa de agua caliente.

La NASA calificó de «sorprendente» a la similitud en las anomalías de altura registradas en diciembre de 1997 y 2015.

La segunda razón, es que el fenómeno de este año no está mostrando signos de disiparse.

El Niño es un fenómeno natural que ocurre cada dos a siete años cuando las aguas cálidas de la región central del océano Pacífico se expande hacia el este, acercándose a las costas de América.

Y finalmente, la tercera razón se basa en que el calentamiento global que actualmente atraviesa el planeta es un factor nuevo que influye en los efectos y la naturaleza del fenómeno de El Niño.

«El planeta está más caliente ahora, eso es un hecho importante. Un planeta más caliente genera consecuencias más peligrosas, eventos más extremos», precisó el analista de la NASA.