Redacción- Juan Pineda, de 30 años, pensó en una bicicleta que le permita llevar a su mejor amigo  disfrutar del viento en su rostro y el trasportarse en bicicleta por las calles de Málaga,  a pesar de que este no pueda caminar desde los 3 años.

Ambos se conocieron en un campamento de verano a los 7 años y desde ahí nunca se han separado.

De acuerdo a Pineda, su amigo tiene una enfermedad congénita que no le permite caminar, pero asegura que juntos han recorrido más distancia que  la mayoría de los españoles.

Por ello, creo una bicicleta adaptada con la silla de ruedas por delante. Tras ponerlo aprueba con su amigo,  logró recaudar recursos para simplificar el sistema e inició su propia compañía que se encarga de construir estos artefactos.

Pineda también ofrece adaptadores que permitan integrar la silla de ruedas prácticamente a cualquier bicicleta, estos dispositivos se pueden adquirir por medio de Internet y son más baratos.

 El joven detalló que la terapia de pasear a su amigo en bicicleta fue para él. Además,  aseguró -a un medio local-,  que nunca antes había estado tan agradecido con los pequeños detalles de la vida.