Redacción – El gobierno de Costa Rica emitió hace varios días un comunicado donde exhortó al gobierno de Venezuela a respetar el resultado de las elecciones parlamentarias realizadas hace unos meses, donde la mayoría quedó en manos de la oposición.

El llamado de la Cancillería costarricense se dio por los recursos interpuestos por Nicolás Maduro, presidente del país sudamericano, para evitar que la oposición fuese mayoría en la Asamblea Nacional.

Ante esto, el gobierno de Maduro respondió al comunicado, tachándolo de «insolente e inaceptable».

Según el comunicado del gobierno chavista, el llamado tico, es «una violación flagrante y deliberada tanto del Derecho Internacional como de principios expresamente consagrados en la carta de Naciones Unidas, como el respeto a la soberanía nacional, la autodeterminación de los pueblos y la no intervención en los asuntos internos, y además desconoce los Poderes Públicos de un Estado soberano».

Además, el gobierno venezolano dijo la Cancillería tica obedece a «intereses imperiales».

«Evidencia cómo esa institución se presta de vasallo a intereses imperiales y subalternos de potencias extranjeras, de manera reiterada y sin sonrojo, contra un Estado latinoamericano», concluyó.