Redacción – El delantero del FC Barcelona, Luis Suárez, calificó de desechos a los jugadores del RCD Espanyol en el túnel que se encuentra camino los vestidores del Camp Nou.

El acontecimiento se presentó al finalizar el encuentro correspondiente a la Copa del Rey y desató un intento de bronca entre los equipos, de acuerdo con la información que proporcionó el referí del juego Martínez Munuera.

El silbatero añadió que los insultos desataron un enfrentamiento entre jugadores por lo que tuvo que intervenir la seguridad privada presente, así como los cuerpos técnicos.

Ante lo ocurrido, Suárez corre el riesgo de ser castigado con tres juegos, por haber tildado de desechos a jugadores del Espanyol y por desatar una riña finalizado el encuentro.

El partido se desenvolvió en un ambiente tenso, situación que se refleja en la expulsión de dos jugadores del Espanyol que terminó con nueve futbolistas, quedando sin sanción el pisotón atizado por el cancerbero Pau López a Leo Messi.

El uruguayo Suárez ya ha sufrido cuatro sanciones durante su carrera, por lo que su actitud es reiterada.

Tres de esas sanciones se dieron por morder a contrincantes en el terreno de juego, mientras que una cuarta fue por sus insultos racistas.

Aunque, Suárez se había mostrado tranquilo desde que llegó al Barcelona, parece que su suerte acabó.