Redacción – El carácter del entrenador – malacrianzas –, así como los arbitrajes dudosos han propiciado el aumento en las expulsiones de los técnicos de primera división, ya sea que el réferi cometió un error o que se dan reclamos desmedidos de algunos estrategas, lo cierto del caso es que cada vez es más frecuente ver a los entrenadores fuera del banquillo.

El técnico nacional, Luis Torres, habló con AMPrensa.com y analizó e porque de las constantes expulsiones de los técnicos en el torneo, el arbitraje y el mal carácter de los personajes son para él elementos que favorecen esta situación.

 

En el último torneo se dieron casos muy específicos de técnicos que vieron la tarjeta roja en una o dos ocasiones, y casualmente se trató de los que estaban al mando de equipos grandes.

Tal es el tema del colombiano, extécnico de Liga Deportiva Alajuelense, que desde su llegada al club se vio como era un entrenados temperamental al que le costaba controlar sus emociones, si se dio una decisión dudosa de un árbitro o no, no es excusa para las malacrianzas a las que nos acostumbró el estratega, lo que le valió salir expulsado en dos oportunidades en el Torneo Invierno 2015.

 El ejemplo del colombiano es uno de muchos, podemos mencionar a Hernán Medford, recordado por sus episodios de enojo en los encuentros del Saprissa, el actual técnico del Herediano, Odir Jacques, quien en el torneo pasado vio los encuentros desde las graderías en dos ocasiones por malacrianzas y reclamos desmedidos a los árbitros, entre otros.

La presión es otro factor a tomar en cuenta, tal es el caso de Carlos Watson, técnico del Deportivo Saprissa, quien no es conocido por ser expulsado, sin embargo, vio la tarjeta roja en una oportunidad, tal vez por la presión que manejaba en su momento con los malos resultados y la situación de los tibaseños en el torneo.

Por otro lado, no todas las veces en las que un técnico se va expulsado son por su mal carácter, sino también por las dudosas actuaciones arbitrales.

No se puede esconder que el arbitraje en el país no es el mejor y en momentos muy dudosos, elemento que aunado al mal carácter conlleva en la exclusión de los entrenadores.