Redacción-La intención de una familia costarricense de adoptar un niño –en riesgo social- se entorpece con los lentos trámites que establece el sistema.

Tales requisitos  toman hasta seis años en gran parte de los casos.

En cuanto las adopciones de padres extranjeros el tiempo es aún mayor.

Así lo reconoce el abogado especialista en temas de familia, Ricardo González, quien también se desempeñó –anteriormente- en el Juzgado de Niñez y Adolescencia de San José.

Primeramente debe darse la declaratoria de abandono de los padres, la cual tarda en promedio tres años. Después el proceso de adopción que dura dos años más en el Juzgado de Familia.

“¿Cómo se notifica al padre de un niño, que nadie sabe quién es en muchos casos?,  para que acepte el abandono y así iniciar la adopción. Eso es lo más complejo del tema, encontrar a los padres para iniciar el proceso judicial y que ellos no lo apelen, detalló González.

En el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) indican que es relativo el tiempo de adopción, pero reconocen que algunas familias desisten de la idea por los trámites a los que deben someterse.

“Lógicamente lleva tiempo, debemos hacer muchos análisis, es un niño que debe pasar a una familia adecuada, no es un traspaso de un bien; existen muchos mitos en la adopción, las personas desconocen del proceso”, señaló la funcionario del PANI,  Fanny Cordero.

En el PANI indican que 100 menores esperan que una familia los quiera adoptar.

Estos menores se encuentran en el grupo de difícil colocación, porque son mayores de 6 años o padecen de enfermedades.#NoticiasAMP