Redacción / Agencias-  Las autoridades de la policía federal de Brasil lanzaron este miércoles una nueva fase en una gran investigación por supuestos delitos de corrupción en firmas controladas por el Estado

Hasta esta hora, la operación cierra con seis arrestos y 15 órdenes de allanamiento en los estados de Sao Paulo y Santa Catarina.

La investigación denominada «Operación Lavado de Autos» involucra el aparente uso de compañías  y transacciones de bienes raíces para lavar dinero de sobornos, fraude y otros delitos, manifestaron las autoridades cariocas.

Según medios brasileños, los allanamientos se realizaban en Sao Bernardo do Campo, el núcleo político del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo Partido de los Trabajadores está involucrado en la investigación.

El grupo de ingeniería OAS SA -el cual tuvo en primera instancia el proyecto de ampliación de la ruta a San Ramón en nuestro país- y el banco cooperativo Bancoop estaban entre los objetivos de la operación.

De acuerdo con la investigación ejecutivos y políticos están bajo investigación por las sospechas de cobrar sobreprecios a Petrobras y otras firmas estatales por contratos y de usar parte de las ganancias para sobornar a miembros de la coalición gobernante de Dilma Rousseff.

Unos 80 policías estaban involucrados en el último operativo.