• Fórmula de la ARESEP favorece a empresarios y grandes consumidores de gas y asfalto 

Redacción- Durante 8 años, los costarricenses todos los días financiamos el valor del asfalto que empresas privadas y el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) compra a la Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE).

La fórmula que se emplea desde la administración de Fernando Herrero al frente de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP) subvenciona subvenciona el precio del gas y el asfalto mediante una variable.

En su momento, la ARESEP argumentó que dicha subvención se daba con el objetivo de favorecer la construcción de carreteras, pues al afectarse de menor forma, los precios del asfalto.

 A pesar de que la ARESEP pretendía eliminar este subsidio este año, la Presidencia de la República firmó un decreto para evitar que dicha intención pueda afectar los precios del gas o el asfalto.

Números específicos: En el caso del asfalto, según los datos de RECOPE, hasta noviembre de 2015 se vendieron en el país 75 millones 908 mil litros de asfalto.

Del total facturado por RECOPE, la tarifa del producto era más barato en relación con el precio de mercado.

Para subsanar ese hueco en las finanzas de Refinadora, todos los demás conductores pagamos ese monto que se ganaron los empresarios y dueños de empresas constructoras mediante el pago por litro de gasolinas o diésel.

Estos datos fueron verificados además, mediante la documentación necesaria obtenida de la ARESEP.

¿Cemento o asfalto? Actualmente, con la subvención que recibe la mezcla asfáltica resulta más barato construir las vías.

Sin embargo, los precios podrían equipararse un poco en caso de que se compitiera de forma igual en los combustibles.

De acuerdo con Irene Arias, directora ejecutiva del Instituto Costarricense del Cemento y la Construcción, a pesar de que las obras en cemento, son inicialmente son un poco más costosas el tema de mantenimiento y duración minimizan el impacto a futuro.

«La vida útil de una obra en cemento es de mínimo 25 años. Sin embargo, durante 25 años no requiere de mantenimiento. En cambio, hacer calles en asfalto es como comprar un artículo a pagos porque cada 5 o 7 años tendrá que intervenir y eso significará más plata para la vía en caso de que esté presupuestada, sino los que van a sufrir son los usuarios» añadió Arias.