San José – ¡Amor, amor, amor! Donde hayan hombres y mujeres trabajando siempre va a nacer la espinita del amor y la hoja del muérdago, hasta en los lugares menos esperados.

No obstante, pareciera que en la Asamblea Legislativa solo hay discusión y política, pues ese amor no existe, o más bien, Cupido no se interesó por flechar a las decenas de bellas asesoras, asistentes e incluso diputadas el año anterior.

Y es que pesar de que 524 mujeres trabajan en el Congreso, únicamente 7 colaboradoras quedaron embarazadas en el 2015.

Recursos Humanos de la Asamblea, aprobó solo 7 licencias de maternidad de las 524 mujeres que laboran para el Primer Poder de la República.

Esto quiere decir que solo el 1,34% de la planilla femenina del Congreso quedó embarazada el año anterior, por lo que, no hay duda de que definitivamente Cupido se alejó de allí.

TRABAJO, ESTUDIO, TRABAJO

AMPrensa.com conversó con algunas funcionarias de la Asamblea sobre la opinión que les merece el que Cupido haya básicamente abandonado el Congreso.

DSC_0111
Marcela Murillo.

Marcela Murillo, asistente de la Dirección Ejecutiva de la institución, señaló que una de las razones puede ser el que las mujeres se interesen más por el estudio o el trabajo y no por tener hijos.

«Yo pienso que tiene que ver mucho ahora con la concepción que tiene la mujer con las responsabilidades que se asumen. Las mujeres ahora se enfocan primero en su área profesional», comentó Murillo.

DSC_0112
Yaritzy Masís.

Por su parte, Yaritzy Masís, asistente del diputado del PAC, Marco Vinicio Redondo, es una de las 7 mujeres que el año anterior tuvo un hijo.

Masís ha intentado por 10 años tener un hijo con su pareja; sin embargo, por cuestiones fisiológicas no podía. En julio del año anterior, por fortuna, tuvo su primer hijo.

«Ya el tener un bebé representa una mayor responsabilidad y muchas mujeres tal vez acá se cuidan un poco más por el tiempo que les toma el trabajo», dijo Masís.