Redacción- Es muy frecuente para muchas personas llevar un vaso con agua y dejarlo en su mesa de luz al irse a dormir. Al levantarse, lo beben para evitarse tener que tomarse la molestia de ir a la cocina y servirse lo allí. De acuerdo a algunas investigaciones esa práctica no es buena para la salud.

El director del Instituto del Agua en Estados Unidos, Kellogg Schwab, comentó que ese vaso de agua que permanece a  temperatura ambiente, atraviesa un proceso de invasión de microorganismos a lo largo de toda la noche.

Añadió que en su mayoría el agua suele ser tratada con  cloro, elemento que permite regular la presencia de estas pequeñas comunidades, cuando este elemento vital reposa a temperatura ambiente aquellas empiezan a multiplicarse rápidamente.

En consecuencia, más allá de la higiene del agua y del vaso al ser servida, al pasar algún tiempo se esta bebiendo una mezcla de gérmenes en un medio líquido incoloro, sin que visualmente se pueda distinguir.  #AMPrensa