San José – Desde el 12 de noviembre del año anterior, más de 4 mil migrantes cubanos tomaron la frontera sur de nuestro país, para utilizar al país como un puente para seguir su paso hacia Estados Unidos.

Dos días después, todo se complicó. El gobierno de Nicaragua impidió el paso de los migrantes, por lo que quedaron atrapados en Costa Rica.

Desde ese momento, el gobierno ha corrido por dar una atención humanitaria y buscar una solución al tema. Ello ha representado una inversión importante.

Hasta el día de hoy, el país ha invertido más de 800 millones de colones para dar una atención de calidad a las familias cubanas, según la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

De acuerdo con Iván Brenes, director de la CNE, esa inversión se ha utilizado para alimentación, pago de servicios de básicos, alquiler de baños sanitarios, entre otros.

«La CNE desde hace tres meses ha venido dándole sostenibilidad al operativo de asistencia humanitaria. Durante esos tres meses el costo operativo oscila los 800 millones, expecíficamente en rubros como alimentación, avituallamiento, pago de servicios básicos, alquiler de baterías sanitarias, la instalación de duchas y mejoras estructurales», señaló Brenes.

El jerarca afirmó que ese dinero proviene del fondo de asistencia humanitaria.

DESINFORMACIÓN

En los últimos días, el país estuvo a punto de enfrentar una nueva crisis con respecto a este tema, pero por los cubanos mismos.

Durante los viajes de traslado a México, los cubanos no estaban comprando los pasajes, pues aseguraron que habían tiquetes más baratos que los que debían comprar.

Ante esto, el Canciller Manuel González, había asegurado que si no seguían las instrucciones, se verían en la obligación de quitarles la visa humanitaria y serían deportados.

A raíz del problema, el jerarca de la CNE, Iván Brenes, afirmó que fue un problema de desinformación por parte de los cubanos, quienes aparentemente fueron seducidos por «coyotes».

«No son mal agradecidos. Han estado mal informados. Si es cierto que ellos han estado bajo la influencia de coyotes y han querido afectar el operativo que no es gestionado por el gobierno, sino que es gestionado por la OIM», comentó Brenes.