19 mil adolescentes con un sueño sin cumplir

122 mil jóvenes entre 13 y 17 años viven en condiciones pobreza

  • Encuesta Nacional de Hogares 2015 del INEC revela datos

San José – Aunque para muchos jóvenes adolescentes es aburrido ir al colegio por tener que estudiar o solo por tener que sacar el tiempo de ir, para otros es completamente un sueño poder hacerlo.

Desde los años 80, en Costa Rica se toma la educación como la herramienta de progreso; sin embargo, esa concepción no llega para los 19 mil 505 adolescentes entre los 13 y los 17 años que no pueden ir al colegio por vivir en condiciones de pobreza, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares realizada en 2015 por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC).

En esas edades hay cientos de aspiraciones y sueños que ilusionan a los jóvenes, pero, lamentablemente es complicado para ellos plasmarlos en realidad, solo por la condición social en la que viven.

Según el INEC, en nuestro país hay un total de 122 mil 591 adolescentes que viven en pobreza, de los cuales un 15,9% no pueden ir al colegio, es decir, alrededor de 19 mil.

Según el estudio, la brecha es menor para la primaria. El 1,1% de los niños entre 6 y 12 años no van a la escuela.

“YO ME APUNTO” INTENTA REINTEGRAR

El Ministerio de Educación Pública (MEP) tiene un programa llamado “Yo me apunto”, el cual se basa en tres ejes fundamentales: reintegración, permanencia y el éxito en las aulas.

De acuerdo con María Alexandra Ulate, coordinadora del programa “Yo me apunto”, la estrategia trabaja en identificar los adolescentes que tienen la secundaria incompleta o que incluso no la comenzaron.

“Estos grupos de personas están siendo identificados por los co-gestores sociales y podemos saber en qué cantón se encuentran para buscarlos. Ese es el enlace que estamos teniendo con el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, MEP e IMAS”, comentó Ulate.

Para el MEP son preocupantes estas cifras que revelan que la educación en nuestro país aún no es del todo universal.

“Nuestra Ministra de Educación tiene como reto número uno de su gestión el de la exclusión. Es uno de los retos principales de esta administración”, señaló la coordinadora.

El sostener a jóvenes en condición de pobreza en el sistema educativo, no solo representa atraerlos e ingresarlos a us nivel, sino más bien mantenerlos, pues por su propia condición económica no pueden con los materiales o demás gastos que representa.

Ante ello, Ulate afirmó que el MEP con “Yo me apunto”, también trabaja en estrategias relacionadas con becas y comedores estudiantiles, para permitirle al estudiante paliar los gastos que genera estudiar.

“Por eso no podemos solucionar este problema que nos afecta si no nos unimos todos, como lo estamos haciendo con el Ministerio de Desarrollo Humano e Inclusión Social, porque ellos dan toda la atención socioeconómica de la familia para posibilitar que el joven se mantenga”, dijo Ulate.


Publicidad

.