San José – Las tarifas de agua potable en el país difieren hasta en un 80 por ciento entre una comunidad y otra debido a que no existe una regulación que obligue a estandarizar los precios.

Por ese motivo, mientras en Alajuela la municipalidad cobra ₡1.750 por cada 15 metros cúbicos, los abonados del Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA) deben pagar ₡8.805.

¿Cuál es la razón de la abismal diferencia? De acuerdo con la vocera de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP), Carolina Mora, el ente regulador no interviene en la fijación de tarifas de las municipalidades por un tema de mandato legal, pues los gobiernos locales tienen autonomía, es decir, no utilizan la metodología que sí se le exige al AyA, institución que sí es regulada por ARESEP.

«Está establecido por una disposición de la Sala Constitucional que declaró la autonomía municipal. A raíz de esa reinterpretación, lo que hace es que deroga las competencias de ARESEP sobre los municipios. Ellos pueden definir las propias tarifas», señaló Carolina Mora, vocera de la autoridad reguladora.

De acuerdo con el Reglamento de la Prestación de los Servicios de Acueducto, Alcantarillado Sanitario e Hidrantes de ARESEP, la metodología utilizada para fijar precios de servicio de agua tanto para AyA como para otras operadoras reguladas, debe contemplar el monto del acueducto, alcantarillado sanitario, hidrantes y gestión ambiental (tarifa hídrica).

Las diferencias también se dan en la Municipalidad de Oreamuno. 15 metros cúbicos cuesta 2 mil 040 colones, así como en San Carlos, con 4 mil 875 colones, tarifas que igualmente son menores a las del AyA.

Actualmente, en Costa Rica el servicio de agua potable lo prestan tanto el AyA, las ASADAS, las municipalidades y la Empresa de Servicios Públicos de Heredia; sin embargo, solo el AyA, ESPH y algunas ASADAS son reguladas por ARESEP.