Redacción/Agencias- El Papa Francisco instó el lunes a la población indígena en Chiapas, México a rechazar la opresión y el maltrato.

El sumo Pontífice ofició una misa para las comunidades indígenas en San Cristóbal de la Casas, una ciudad colonial en las montañas del sur del país que fue tomada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) al inicio de 1994.

Haciendo referencias a la Biblia y al libro indígena Popol Vuh, Francisco dijo que «hay un anhelo de vivir en libertad, hay un anhelo que tiene sabor a tierra prometida donde la opresión, el maltrato y la degradación no sean la moneda corriente».

«De muchas maneras y de muchas formas se ha querido silenciar y callar ese anhelo, de muchas maneras han intentado anestesiarnos el alma, de muchas formas han pretendido aletargar y adormecer la vida de nuestros niños y jóvenes con la insinuación de que nada puede cambiar o de que son sueños imposibles», dijo el Papa en la homilía ante 100,000 fieles.

La eucaristía se celebró por momentos en lenguas indígenas en un centro deportivo donde fue colocada una representación de la colorida catedral de la ciudad detrás del altar.