Redacción – Con el verano viene la época seca, misma que genera cambios en el hábito de las serpientes y ocasiona que se acerquen más a los ríos, por lo que se pueden dar concentraciones más grandes de los reptiles en algunos ríos del país.

Lugares cerca de pozas o ríos que las personas suelen frecuentar en verano para realizar un camping, o simplemente bañarse, son zonas que tienen que revisarse muy bien.

“Las serpientes no son de venir a atacar, por lo general siempre se defienden, si algo comienza a acercársele mucho la serpiente puede responder de manera agresiva, sin embargo esto no quiere decir que venga a atacar”, expresó Rodolfo Vargas, máster en medicina de la conservación.

Sólo en 2015 se atendieron un total de 327 casos de mordeduras de culebra en centros de salud de todo el país.

Es por esto, que no hay nada más cierto que el clásico “es mejor prevenir que curar” y en el caso de estos reptiles cobra más importancia, por eso siempre que se planifique una excursión hemos de tomar una serie de precauciones para evitar cualquier problema relacionado con estos animales.

  • Usar pantalones largos, medias y calzado grueso.
  • No levantar piedras con las manos sin antes asegurarse de la presencia de alguna culebra.
  • Revisar la zona en la que nos sentemos a descansar así como la ropa, mochilas o accesorios que depositemos en el suelo antes de marchar.
  • Evitar pasear por la noche sin focos en zonas en las que puedan vivir estos animales (hierba, piedras, cauces de ríos).
  • Si nos encontramos de frente con una ejecutar movimientos suaves y no agredirlas. Por lo general se irán por donde vinieron.
  • No manipular ninguna sin antes conocer si se trata de una especie venenosa o no.

De acuerdo con Vargas, si se da la mordedura de una serpiente venenosa, el dolor va a ser muy intenso, por lo que lo primero que se tiene que hacer es no perder tiempo e ir directamente al hospital.

Vargas, quien tiene 13 años de experiencia con reptiles, nunca ha sido mordido por una serpiente venenosa, asegura que en Costa Rica la muerte por una mordedura de serpiente ronda el 2%, un porcentaje muy bajo tomando en cuenta la gran cantidad de incidentes que se presentan.