(Opinión) Un buen casco puede hacer la deferencia entre vivir o morir

Por: Alexandra Rodríguez*

En lo que va del año, 180 personas entre motociclistas y acompañantes perdieron la vida, no veamos  esto solo como un número más, pensemos en el sufrimiento, en las lágrimas de las familias de estas víctimas mortales.  Quizás, muchos eran cabeza de hogar y ahora sus seres queridos pasan penurias.

¿Y qué decir de aquel otro importante grupo?, los que sobrevivieron, pero cuyas  graves lesiones en el cerebro y cara, marcaron sus vidas, trastornaron sus rutinas, los tienen postrados en una cama o una silla de ruedas, los incapacitaron.

Ya no queremos más de eso, somos conscientes de que las motocicletas representan  una excelente alternativa ante los congestionamientos viales y el alto precio de los combustibles, pero, esas ventajas están costando caras, están saturando hospitales, están llenando cementerios.

Por eso, desde el Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO) y a petición del Consejo de Seguridad Vial (COSEVI), desarrollamos la norma  INTE 43-01-01: 2016 “Cascos de seguridad para motocicletas. Requisitos.”

Aún no es obligatorio que los cascos cuenten con los requisitos que establece dicha norma, pero usted como usuario de la motocicleta debe actuar ya, porque una tragedia puede ocurrir en cualquier momento. Señor motociclista piense en su seguridad, en su vida, en sus seres queridos, y desde ahora busque y exija cascos de calidad, porque en una caída o accidente, esta herramienta puede marcar la diferencia entre sobrevivir o perecer.

El color de su preferencia, ya no debe ser lo primordial, más bien preocúpese por que sea el adecuado para el tamaño de su cabeza, que sea capaz de absorber la energía de un impacto, que no le impida la visibilidad, que también proteja su mandíbula, que el material con que fue hecho no irrite su piel, que esté bien sujetado y no se desprenda al momento de un impacto, estos y otros requisitos están contemplados en la nueva norma.

Hoy en día muchos compran un casco porque es más barato, incluso van a lugares donde los reconstruyen,  pero, piense por un instante: su vida… no tiene precio.

Sin duda alguna, escoger un casco seguro implica escoger uno de calidad, con esta norma técnica estamos promoviendo el bienestar de la sociedad costarricense, ya que le estamos dando la guía a las personas para que seleccionen el mejor, el que les dé más seguridad y el que nos ayude a bajar esos números rojos que ocasionan tanto dolor a las familias.

Mientras pasa a ser de cumplimiento obligatorio, debemos  hacer conciencia tanto en los usuarios de estos productos, como en la industria y el comercio, sobre la importancia de la utilización y la venta de cascos que cuenten con los requisitos.

Tanto el Comité Cívico de Motociclistas,  como la Asociación de Importadores de Motocicletas respaldan la norma, y es porque con ella solo pretendemos  algo bueno: que la motocicleta continue como una excelente alternativa de transporte en momentos en que las carreteras ya no dan para más y las presas son  parte del paisaje.

Pero a la vez, deseamos bajar el número de muertes y de lesiones graves en cabeza y cara, tenemos fe, en que muy pronto serán muchos menos los hijos, las madres, las  esposas de motociclistas que deben levanter el teléfono para recibir una trágica noticia.

*La autora es directora de normalización de Inteco. 

 


Publicidad

.