Sismo magnitud PLN

El politólogo William Méndez analizó las elecciones internas de Liberación Nacional

Por Lic. Wílliam Alberto Méndez Garita

Abogado, periodista y politólogo.


Al analizar el resultado de las elecciones internas del Partido Liberación Nacional del pasado domingo encuentro al menos nueve aspectos relevantes para comentar.

Primero: desde su aparición en la vida política nacional el PLN ha sido dramático y esta característica se repitió ese día. El país le puso más atención al resultado de la convención que al movimiento telúrico de 5,8 grados de ese día. Pese al odio viceral que algunos le tienen a los verdiblancos la decisión del candidato del PLN no es algo que se debe tomar a la ligera.

Segundo: Cuando el Premio Nobel de la Paz y dos veces expresidente de la República Oscar Arias Sánchez declinó a participar como precandidato del PLN, sus detractores aplaudieron de felicidad y declararon el fin del Arismo. En política nos cuesta entender la frase de “Don Juan Tenorio” cuando dice: “Los muertos que vos matáis gozan de buena salud”.

Si esto es cierto en el presente para el Arismo, lo puede ser también en el futuro para el Figuerismo.

Tercero: La votación del PLN del domingo pasado es una votación que es un espejismo. Muchos votaron sin compromiso y lealtad a ese partido.

El PLN es, más o menos, 340.000 seguidores leales. El resto que se sumó el domingo son “colados” -muchos de ellos anti liberacionistas- que fueron a votar en contra de alguien y no a favor de alguien.

En mi visita a más de media docena de centros de votación no fue fácil distinguir entre los liberacionistas de siempre y los “colados”. Lo que si tengo claro es que la convención del PLN no fue infiltrada fuerzas ajenas para alterar el resultado.

Si las encuestas dieron en el clavo o se equivocaron, si los medios tomaron partido o no es tema de otro debate.

Cuarto: El resultado de la convención del PLN no implica un triunfo automático en las elecciones presidenciales. Álvarez, al igual que Figueres, no tiene seguro ganar las votaciones de febrero del 2018. El fantasma del PLN se llama segunda ronda.

Quinto: ¿Quién ganó y quién perdió? La lucha de tendencias no es la única manera en la que se desangra un partido, ahora viene una pelea interna por cargos dentro del PLN.

Siendo el Arismo ganador es llamado a tomar el control del partido. La alianza entre Álvarez-Arias es frágil y puede romperse por muchos motivos –ahora o más tarde- como ocurrió con Laura Chinchilla y todos sabemos las consecuencias.

Sexto: El triunfo de Álvarez no se debe a ningún “aprendiz de mago” venido a menos en las tiendas de otros partidos. Logra triunfar por circunstancias que pesaban desde hace meses y que aparecían en todos los estudios de opinión política. Que nadie venga a robarse los méritos de los estrategas principales como Rodrigo Arias, Francisco Chacón, Carlos Ricardo Benavidez, Roberto Gallardo, Nuria Marín, Gerardo Corrales, Ricardo Castro y el talentoso grupo de análisis formado por Florisabel Rodríguez, Fernando Herrero y Rowland Espinoza.

Sétimo: Siempre tuve la duda de si Figueres tenía un olfato político altamente desarrollado o una encuesta privada que le permitieran sortear las negativas opiniones. Ya tengo la respuesta. La política no es solo inspiración, sino también algo de ciencia.

Creía que si el “contestatón” de Figueres le funcionaba podría ganar la convención.  Sí le ayudó, pero no lo suficiente como para que una parte del liberacionismo y el electorado nacional perdonara aquellas cosas que le incomodaban.

Al fin de cuentas, las votaciones secretas son ese mecanismo de control ciudadano de aprobación o desaprobación de la clase política.

Octavo: El que se insinuara un fraude en la convención del PLN le hizo un daño al sistema político, a la democracia y la confianza en la pureza del sufragio. Las consecuencias de tal manifestación deben revertirse por el bien de todo el país.

Noveno: El PLN no ha pedido perdón por sus errores, no ha realizado un acto de constricción y el electorado no lo ha perdonado. El PLN no ha retomado la bandera de la ética, está en deuda y esto queda claro en diversos estudios de opinión política.

No me digan que la ética no es importante, para muestra veamos el resultado de la convención.

¿Quién es el líder de la ética en el PLN? Esa bandera se la quitaron a este partido y nadie ha podido recuperarla.

La ética no es un eslogan o un reglón dentro de un plan de gobierno. Este tema fue vital en la convención y más lo será en las elecciones generales del próximo año.


Publicidad

.

Acerca de José David Arce 3950 Articles
Periodista encargado de cubrir sucesos. Interesado en el análisis y la crítica de diversos temas del ámbito nacional e internacional. Comprometido con la comunicación y responsable en el ejercicio de su profesión.

1 Comment

  1. Cada día estoy más convencido de que el PLN es el Partido Político mas fuerte, mejor estructurado y preparado para regir los destinos de este país. Muestra de ello es la permanente observancia (que ralla a veces hasta en el pecado de la envidia) de otras agrupaciones políticas del país y allende de nuestras fronteras (cosa que no sucede en otras instancias del orden político nacional) Así las cosas, pareciera que tendremos PLN para mucho y disgusto de muchos. Bien por mi país al que tanto aporte ha dado el Partido.

Los comentarios están cerrados.