Redacción – El Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología hace un llamado a las familias costarricenses para que prevengan las caídas en la población adulta mayor, y especialistas  realizarán, mañana lunes un análisis en la sesión de marzo de su Escuela de Oro.

La actividad estará a cargo de la doctora Xinia Villalobos Cambronero, jefa del servicio de Emergencia y se desarrollará a partir de las 9 de la mañana en el auditorio que se ubica en el tercer piso del edificio de Servicios Geriátricos Ambulatorios (SIGA).  El ingreso es libre y gratuito para todas aquellas personas interesadas en prevenir tales accidentes.

El doctor Fernando Morales Martínez, director de ese centro especializado de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), dijo que es fundamental que en todos los hogares se tomen medidas preventivas para reducir estos percances que afectan con severidad a la población, especialmente a las personas que superan los 65 años.   Un tercio de los pacientes que egresan cada año de los hospitales con lesiones originadas por caídas están en ese grupo de edad.

Las caídas de acuerdo, con el director de ese hospital geriátrico, se presentan con mayor énfasis en personas que toman gran cantidad de fármacos, portadoras de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, cardiopatías; también suelen ocurrir en personas con dificultades visuales, auditivas, neurológicas y musculares.

El profesional llamó la atención para reducir las barreras arquitectónicas así como tener mucho cuidado con alfombras, cables, mascotas, juguetes u otros materiales en los cuales las personas adultas mayores pueden enredarse y caer.

En los hogares donde habitan adultos mayores los baños deben estar provistos de barras de manera que esta población pueda sostenerse, las camas deben estar a una altura que les permita a subirse o bajarse sin riesgo, se debe evitar que este grupo se suba en sillas, bancos o escaleras y por ello lo ideal es que las cosas estén a su alcance.

El director del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología insistió en un conjunto de acciones, entre ellas:

  • Los zapatos que usen deben ser antideslizantes, es preferible que NO usen chancletas.
  • Las escaleras deben estar iluminadas, con pasamanos y con descansos.
  • Se debe garantizar una adecuada iluminación de pasillos, baños y habitaciones donde permanecen.
  • Las alfombras deben estar fijas.

Las caídas producen complicaciones muy serias como las fracturas en diferentes partes del cuerpo y  golpes en la cabeza y además puede provocar desconfianza, al punto que la persona no esté dispuesta a caminar, lo cual puede tener efectos indeseables para su salud integral.

La Escuela de Oro es una ventana educativa que abrió el Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología, hace 17 años, con la finalidad de que la población pueda tener una mejor comprensión del proceso de envejecimiento y sea capaz de enfrentar mejor las enfermedades más comunes que se presentan en esa etapa de la vida.