Redacción – Una carta que escribió una jueza del Poder Judicial, revela posibles actuaciones ilegales en las que pudo incurrir la magistrada de la Sala II, Julia Varela, quien pretende reelegirse en el cargo.

Silvia Arce Meneses, jueza de trabajo desde el 2011, presentó el documento ante la Comisión de Nombramientos de la Asamblea Legislativa.

En la misiva, explica las razones por las que considera que Varela no debe ser reelecta.

Señaló que ella fue una de las magistradas que en el 2008 y en el 2010, se autoaprobó un incremento salarial, provocando un aumento de más del 90%.

Además, redactó una sentencia de la Sala de Casación laboral, en el 2014, que ordenó anular una sanción administrativa de suspensión sin goce de salario contra Luis Fernando Salazar Alvarado, magistrado de Sala Constitucional.

El ex magistrado de la Sala III, José Manuel Arroyo, había denunciado que Salazar era de los «más allegados» a los ex magistrados Celso Gamboa y Carlos Chinchilla. El primero, vinculado con la importación de cemento chino y Chinchilla, había participado en la resolución que desestimaba una causa penal contra los ex diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara Guth, acusados por tráfico de influencias en relación con el mismo caso.

Agregó que Varela era la magistrada instructora en una investigación administrativa contra Celso Gamboa. En apariencia, Gamboa convenció a algunos diputados para votar el nombramiento de Luis Porfirio Sánchez Rodríguez, magistrado de Sala II, quien tenía en su contra una denuncia por prevaricato.

No obstante, la denuncia contra Sánchez Rodríguez fue desestimada por la Sala III, después de que fuera nombrado. La resolución fue redactada por Celso Gamboa.

Cuestionó también el nombramiento de un yerno de Varela como médico de empresa del Poder Judicial.

» A lo interno de la institución, nos extrañó muchísimo que fuera nombrado  (creo que en el 2016 o en el 2017),  como médico de empresa en propiedad, un yerno de Julia Varela Araya,  Luis Felipe Flores Meléndez, cédula 1-1311-976, quien está casado con su hija Julia Aburto Varela, con cédula 1-1316-859, desde  marzo del 2016. Lo que nos llama la atención es que fuera nombrado, cuando muchos profesionales con mayor experiencia y edad concursan y no son elegidos.  En la Secretaría de la Corte pueden solicitar información sobre la designación de ese médico como empleado judicial».