#EnLaMira: El Pacificador policial (PK)

artículo de opinión

Minor Araya Salguero

*Criminólogo – Exjefe OIJ


El pasado martes 25 de junio, como bien lo informa el acucioso “sucesero” de Telenoticias, Álvaro Sánchez; debido a los actos violentos en los que incurren varios manifestantes en Casa Presidencial, su sistema de protección estima prudente la evacuación inmediata del presidente, Carlos Alvarado.

Al parecer, el Dispositivo de Protección Presidencial solicita lo que –  por su generalidad – correctamente se conoce como Vehículo Táctico Blindado (VTB) (ATV por sus siglas en Inglés) a la Unidad Especial de Intervención (UEI); no obstante, desafortunadamente este aparato está fuera de operación. Como medida alterna urgente, este tipo de vehículo se solicita al Organismo de investigación Judicial (OIJ).

Finalmente, ese proceso de evacuación no se lleva a cabo. A pesar de esto, parece que en algún momento se argumenta que el empleo de VTB’s es incongruente con objetivos en donde, el requisito es evacuar a personas en zonas de riesgo cuando hay presencia de manifestantes en el ambiente. Definitivamente, una perspectiva que dista por mucho, con respecto a la naturaleza de trabajo de este tipo de herramienta policial.

En nuestro país, argumentos con arenas movedizas como base sobre este tipo de equipo, ya se han hecho manifiestos en el pasado.


“Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas” – Albert Einstein 


Aún recordamos [octubre 5, 2018] aquella gran multitud de personas que se manifestaron en las afueras de nuestra Asamblea Legislativa en donde, entre muchas otras el diputado, José María Villalta se sorprende con la presencia en el boulevard de un VTB por lo cual refiere: “Es una vergüenza que la Asamblea Legislativa la tengan totalmente militarizada” (elmundo.cr).  

Pero no todo es oscuridad, así lo dejó ver, también para ese momento, el diario digital AMPrensa con su titular: “La Bestia” ya está en la Asamblea Legislativa para responder a disturbios” siendo que, cuando se dice responder, no necesariamente se dice atacar y dañar algo o alguien a priori. “La bestia” por otro lado, es una especie de nombre animado, aparentemente acuñado [en 2015] por la prensa nacional para así referirse al primer VTB que utiliza la Policía Judicial. No obstante, la asignación del vehículo en cuestión es de la Unidad Especial de Apoyo (UEA) del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

Así las cosas, es de suma importancia aclarar que, la naturaleza de utilización de VTB’s por las instituciones policiales, es totalmente protectiva en donde, elevar la capacidad de protección de la tripulación en y durante el transporte así como, elevar la probabilidad de supervivencia de agentes y personas inocentes bajo riesgo actual o inminente, son la máxima del despliegue de estas pesadas herramientas sobre el terreno. 

La protección/evacuación de personas bajo riesgo de muerte, es una de las tareas que, en materia, es propia de su desempeño y la máxima responsabilidad recae en sus operadores. Sí, son los operadores tácticos aquellos que, deben conocer las variables sobre el terreno y sobre todo su condición, a efecto de adaptación para el seguro despliegue del VTB. 

El que verdaderamente conoce las calles, conoce de sus múltiples y tenaces amenazas. El que conoce esas persistentes y mortales amenazas, conoce el valor que tiene un vehículo policial con características balísticas en teatro de operaciones. El que realmente conoce ese valor que representa el muy pesado blindaje rígido, conoce su probada utilidad para vencer amenazas balísticas hasta del orden supersónico. El que dice que sabe en esta materia, conoce el tipo de vehículo que usó la Policía de Los Ángeles, uno con el cual, salvó vidas de inocentes en 1997 allá, en las afueras de la sucursal del Banco de America y no porque lo vio o leyó en una pantalla; conoce porque aquello fue parte de su formación profesional como especialista táctico. 

Esperando haber dejado claro uno, sino el objetivo esencial [proteger al agente y personas inocentes bajo riesgo de muerte actual o inminente] de los Vehículos Tácticos Blindados en operación policial, es de recurso visualizar otros aspectos, no menos interesantes, sobre este importante recurso material que proporciona protección.

Originalmente, militares de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de América le conocen como PK [diminutivo de Peacekeeper (Pacificador, en español)]. Según allBusiness, el Cadillac Gage Ranger, producido por la compañía Cadillac Gage desde finales de los años 70’s, fue utilizado como vehículo con capacidad de cinco tripulantes. Subsecuentemente, el PK es también vendido o donado a diferentes Departamentos de Policía locales, para ser utilizados por sus respectivos equipos SWAT [Armas y Tácticas Especiales].

Más tarde, el PK II [Pacificador II], con capacidad de ocho tripulantes hace su aparición. Con mayores capacidades, es diseñado y desarrollado para el uso de las Fuerzas de la Ley. De acuerdo con Textron Marine and Land Systems [su creador], con un costo unitario de US$170,000. el PK II es capaz de vencer amenazas balísticas del orden de 7,62mm [perforante de armaduras] gracias a su armadura de 13 mm (0.5″) de espesor.

Luego del primer lustro de la década del 2000, VTB’s como el BearCat G3 de la famosa compañía Lenco, se hace camino ofreciendo armaduras hasta de 1.5″ capaz, según PoliceOne, de vencer amenazas balísticas de hasta .50 BMG (12.7 mm) y albergar diez agentes totalmente equipados. El costo puede alcanzar los US$300,000. Actualmente, se han diseñado VTB’s especializados en: 1. Misión Diplomática. 2. Evacuación Médica. 3. Control de Disturbios. 4. Respuesta a Explosivos y, 5. Control de incendios.

Cabe destacar que en Costa Rica – hasta donde se sabe – hay cuatro VTB’s. El primero de estos es orgullosamente construido en Tiquicia. Lo que inicia con la acertada iniciativa del Servicio Especial de Respuesta Táctica del OIJ (SERT) en 2015 por crear una especie de “camión táctico”, la empresa costarricense Blintec, a través de su visión y recomendaciones moldea un proyecto más ambicioso, uno que finaliza con la creación de un VTB. Por Blintec, Olman Ledezma en aquel momento afirmó que “Teníamos algunas recomendaciones, fue por partes y así se comenzó a hacer el vehículo (…) Todo es idea original de nosotros” (CRHoy).


“Fue la protección provista por un vehículo blindado que permitió a la policía esperar pacientemente afuera mientras intentaban negociar con el sospechoso, en lugar de asaltar, poniendo en riesgo la vida de todos”    – Kaitlin Bane, Fox Montana


Inequívocamente, otras policías ticas quieren seguir el camino del OIJ y, yendo más allá, persiguen la adquisición – como donación – de tres VTV’s adicionales. El 25 de enero de 2018, La República titula “Estados Unidos dona tres vehículos blindados al país para combatir el crimen”. La gran nación norteamericana en efecto, escucha a su longeva amiga y le entrega tres VTB’s  CSI Armoring Nemesis “valorados en $624.000” (La Nación). 

Finalmente esos Némesis, con capacidad de albergar 12 agentes y balisticamente resistir amenazas más allá del 7,62 mm AP, son asignados a las tres Unidades Tácticas Policiales del país [SERT, UEI, UEA]. Estas fuerzas especiales policiales son aquellas sobre las que, bajo situaciones de alto riesgo, recae la responsabilidad de proteger a toda persona inocente, del incansable y violento crimen que día con día, acecha a Costa Rica.

Casi lo olvido, en el ambiente SWAT ese “PK” subsiste.


Publicidad

.