(Opinión) Recuperemos parques y espacios públicos de Turrialba

artículo de opinión

Carlos Hidalgo Flores

Periodista y abogado turrialbeño


No sólo puedo quedarme con la frustración que me genera ver personas haciendo sus necesidades fisiológicas en el Parque Quesada Casal de Turrialba o debajo de los puentes o en el lugar conocido como “Las Palmeras”, por citar algunos ejemplos. El problema no puede achacársele directamente a la persona que lo hace, es la falta de gestión institucional local para atender el tema, de algunos, no de todos. Lo más sencillo es lo que se hace actualmente, ver y dejar pasar. Pero esa, NO es mi consigna. Voy a referirme a tres acciones contundentes en este tema para que busquemos soluciones:

Primero, exigir un cumplimiento de la Ley. Lo primero que debemos hacer es denunciar a quien lo haga, para ello debemos alertar de inmediato a la Fuerza Pública, quien tiene el deber de intervenir sin reparo alguno. Hay normativa vigente en el Código Penal que permite sancionar ese tipo de actitudes, independientemente de quien cometa la falta, tenga o no tenga con qué responder por sus actos, la legislación existe para no infringirla, para hacerla cumplir.

Para ello, el artículo 392 inciso 3) del Código Penal es claro al indicar que “se impondrá de cinco a treinta días multa a quien, en sitio público o lugar privado expuesto a las miradas de los demás, profiriere palabras obscenas o ejecutare actos, gestos, actitudes o exhibiciones indecorosas o deshonestas”. Además, el mismo cuerpo normativo en el numeral 6) establece que se aplicará la misma multa “a quien, en lugar público, se mostrare desnudo o exhibiere sus órganos genitales.”

Como segundo punto, aunado al cumplimiento de la Ley y la sanción que debe recibir quien infrinja las normas, debe estar un Plan de Reinserción a la sociedad de las personas en condición de calle, que son las que reiteradamente utilizan los espacios públicos para efectuar, por ejemplo, sus necesidades fisiológicas. Ojo, ese Plan de Reinserción no significa darles todo, sino que con educación y labores comunales se ganen su sustento diario y paulatinamente se reincorporen responsablemente a la sociedad. Tengo claro que son seres humanos y que todos merecemos segundas oportunidades y que precisamente debemos apoyarnos unos a otros para salir adelante. Pero hay que actuar, no seguir durmiendo en los laureles.

Y como tercer aspecto, debemos desde el Gobierno Local de cada cantón como Turrialba, fortalecer la normativa nacional vigente y establecer para ello con claridad un Reglamento sobre la Protección, Uso y Mantenimiento de parques y espacios públicos de Turrialba. Dicho Reglamento debe ser concreto en relación con el que causare daños a la flora, fauna, mobiliario urbano, infraestructura o cualquier otro medio existente en los mencionados espacios, estará obligado a su reparación abonando la indemnización correspondiente. Además, donde se establezca la protección del entorno y quede claro que son absolutamente prohibidos actos como a) Causar molestias a las personas, b) Causar daños y deterioros a las plantas, árboles, bancas y demás elementos decorativos del mobiliario urbano, en parques y demás espacios públicos, c) Dificultar el paso de personas o interrumpir la accesibilidad y circulación, d) Perturbar o molestar de cualquier forma la tranquilidad pública, e) Hacer necesidades fisiológicas en estos espacios públicos, entre otros actos que deben consignarse.

Debe dicho Reglamento contener con precisión el deber de las Acciones de la Autoridad, donde la Fuerza Pública, la Policía Municipal que esperamos crear el Turrialba, los ciudadanos vigilantes que capacitaremos o demás personal que para tales fines designe la Municipalidad de Turrialba, contarán con el respaldo municipal y podrán realizar los partes e informes correspondientes sobre los comportamientos impropios de los visitantes que violenten el orden público o no estén guardando la debida conducta o violen con su comportamiento normativa vigente y que deben ser remitidos a las autoridades judiciales. Por otro lado, debe fijarse específicamente, además de las sanciones del Código Penal y otras normas, las indemnizaciones por daños, donde se indique que las personas que causen daños o deterioros deberán repararlos a la brevedad posible, coordinando para ello con las autoridades municipales correspondientes, las cuales realizarán una evaluación de los daños para su pronta reparación o, en su efecto, un cálculo de los costos de los daños para ser cobrados a las personas infractoras. Además del papel con la normativa, debemos apostar por la iluminación de espacios públicos, la video vigilancia, el empoderamiento de las comunidades para que actúen sin miedo con el respaldo directo de la autoridad local, entre otras propuestas específicas.

No se trata de ver y dejar pasar ni de creer que como las sanciones son insignificantes es más barato no hacer nada; se trata de que socialmente seamos responsables, respetemos el marco de legalidad y exijamos su ejecución, valoremos lo que tenemos que al fin y al cabo es de todos, donde con el aporte y la retribución económica cantonal se alcanza el desarrollo o el subdesarrollo de nuestro pueblo. Se trata de pensar y actuar en grande, siempre desde una nueva generación comprometida, donde el ideal al que debemos llegar todos es a que el régimen sancionatorio nunca deba ser aplicado en Turrialba, pues nos convertiremos en una ciudad cultural, educada y socialmente líder y responsable. Nadie ensucia ni daña su casa y Turrialba es la nuestra.

Déjeme su comentario a periodistacarlos@gmail.com


Publicidad

.

1 Comment

  1. Me parece muy apropiada su propuesta. Estoy de acuerdo con ello. Especialmente en las Palmeras y en el Parque Quesada Casal, se han instalado un grupo de indigentes y alcoholicos de forma perenne, los cuales van acumulando cartones, basura, etc..

    Esto no sólo es un problema de imagen o de higiene (que por supuesto es nocivo para el comercio) sino que además se trata de algo inhumano el dejar que vivan de esta manera, no es algo de lo que nadie pueda responsabilizarse. El gobierno local y las instituciones de ayuda social deben tomar cartas en el asunto.

    Creo que no debería permitirse de ninguna manera, y debería “prohibirse” la mendicidad como en otros países se hace. En este sentido me refiero a que se “obligue” a los sin techo a tener una 2º oportunidad, 1º disolviendo aquellos grupos que se ven por las calles y plazas del centro de Turrialba día a día (bien bebiendo, tirados, inhalando o fumando alguna droga o no…etc), 2º obligandoles a asistir a albergues sociales donde se les pueda dar o enseñar algún oficio con el fin de salir de esa mendicidad. (De verdad no vendría bien que pudiesen a un módico precio de inicio, ayudar a limpiar las calles por ejemplo? o cualquier oficio que pueda ofrecer la comunidad?)

    Si es necesario una tasa específica, subir impuestos, etc para dotar de estas infraestructuras a la comunidad los regidores podrian presentar un proyecto. Hay ejemplos de ciudades en el mundo donde no se permite el tener a gente pidiendo por la calle, o mafias que los “repartan” por las calles para bien pedir o vender artículos, etc.

    De verdad, es vergonzoso ver parques como Quesada Casal o las instalacion de la Feria del Agricultor lleno de indigentes..no es sostenible en el tiempo y
    lo peor, cada vez hay mas gente viviendo en la calle. Nuestro proximo gobierno municipal debe hacer algo concreto y eficaz.

Los comentarios están cerrados.