• Desechos de caña y café son principales componentes
  • Todos los procesos de producción son amigables con el ambiente

Redacción–  Lo que en un tiempo fueron residuos del proceso de la caña de azúcar y el café, se convierten hoy en abono orgánico.

El ingenio de Coopevictoria, ubicado en Grecia de Alajuela produce cerca de 200 mil toneladas de caña de azúcar y brosa de café al año.

Hace algún tiempo esto fue un problema, pero gracias a este proceso los residuos se utilizan al 100 por ciento, creando así un abono orgánico de alta calidad.

Kevin Núñez, Ingeniero de del departamento de procesamiento de café y abono orgánico de Coopevictoria detalla la fórmula de su producto.

“La fórmula se compone por un 50 por ciento de brosa, 30 por ciento cachaza
Y 20 por ciento ceniza. Se le aplica óxido de calcio para evitar malos olores en el patio de 4 hectáreas en donde se prepara el abono”

El Ingenio y el Beneficio de Coopevictoria genera una carga orgánica de aproximadamente 10,600 toneladas de residuos industriales anualmente.

Por otra parte los afiliados a la cooperativa se beneficias del proceso, ya que dependiendo el volumen de entrega que ellos hacen, así será el volumen abono que ellos pueden llevar a sus fincas, explicó Heiner Castillo, Jefe de producción.

 


LEA TAMBIÉN: ¡A llenar el tanque! Combustibles presentan histórica rebaja por impacto de Covid-19


 

Algunas ventajas del uso del abono orgánico son:

  • Mejora las condiciones químicas, físicas y biológicas del suelo tratado.

Físicas:

  • Aumento de porosidad (aireación)
  • Aumento de capacidad de retención de agua.
  • Mejora de la estructura del suelo.

Químicas:

  • Aumento de contenido macro y micro nutrientes.
  • Aumento de cantidad de materia orgánica.

Biológicas:

  • Aumento de la actividad microbiana del suelo.
  • Aumento de organismos benéficos.