• «Te amé, te amo y te amaré», le escribió una de sus hijas
  • Fue parte de los fundadores del Hospital Nacional de Niños

Redacción – El primer deceso de un paciente con Covid-19 conmovió a más de uno, en especial a sus familiares. Roberto Galva, más conocido como el doctor Galva, murió a los 87 años producto del virus respiratorio, pero sus hijos quieren que sea recordado por el amor a su profesión.

«Quiero que mi papá sea recordado como una persona que amó lo que hacía», fueron las palabras de su hijo Rubén para la revista lizethcastro.tv. 

Luego de que su familia diera a conocer que falleció, algunos pacientes decidieron publicar su pésame en redes sociales, debido a que recuerdan la vocación y el arduo trabajo del dr. Galva durante sus 50 años como médico en la Caja Costarricense de Seguro Social.

«Te amé, te amo y te amaré… Gracias por darme la vida. See you, Daddy!», publicó su hija Alexandra, publicación que recibió gran cantidad de comentarios en apoyo a la familia y en recuerdo de este tan querido pediatra.

Rubén también comentó a lizethcastro.tv. que el doctor Galva era su papá de corazón.

«Él tenía ocho hijos de sus dos matrimonios anteriores. Cuando se casó con mi madre, Mayra Pinto, ella era viuda y nosotros éramos cinco hijos. Para mí es mi papá, porque yo tenía 5 años cuando murió mi padre biológico», fueron las declaraciones de Rubén.

Según también contó su hijo, Galva conoció a su esposa Mayra porque era el pediatra de su familia. Años después, se casaron.

HOY PERDIMOS AL PRIMER COSTARRICENSE VICTIMA DEL COVID – 19.GRAN MÉDICO CIRUJANO Y HOMBRE DE BIEN.DESCANSE EN PAZ DR. ROBERTO GALVA JIMÉNEZ.

Posted by Unión Médica Nacional Costa Rica on Wednesday, March 18, 2020

Pero, ¿cómo era don Roberto Galva? Rubén resaltó que tenía «un carácter muy determinado». Fuerte, pero a la vez muy sentimental con el dolor de los demás.

Además, fue parte del grupo fundador del Hospital Nacional de Niños y pionero en cirugías cardiovasculares en el país.

Y es que este doctor no solo era apasionado por lo que hacía, sino que también participó en importantes cirugías. En 1984, fue parte de la separación de las siamesas en este centro de salud.

Como lo cuenta la periodista Lizeth Castro en su revista, el Covid-19 sorprendió a esta familia al contagiar también a una de las hijas, jefa de enfermeras del Hospital de Alajuela, así como a su mamá Mayra.

El director de Vigilancia de Salud, Rodrigo Marín, confirmó el martes anterior que habían dos adultos mayores en cuidados intensivos y uno era este médico, quien presentó una fuerte neumonía, lo que le complicó su estado de salud.

Ahora, Costa Rica entera le da el pésame a la familia quien despide a «Bebeto», como le dicen sus nietos.