• La jugada se dio al minuto 26 del primer tiempo

Redacción – El  volante morado, Michael Barrantes, dio cátedra de amor por el Monstruo, tras discolarse el dedo de una mano, se lo acomodan y sigue en la cancha.

Barrantes sufrió un duro golpe en un choque contra un jugador manudo, pero aún así soportó el fuerte dolor para seguir defendiendo al cuadro tibaseño.

La jugada se dio al minuto 26 del primer tiempo. El doctor del Saprissa, Esteban Campos, fue el encargado de acomodarle el dedo al futbolista de 36 años.

El saprissismo aplaude el coraje y garra de Barrantes, que demostró su compromiso con el Monstruo. Sin dudas, es un líder nato en el conjunto más ganador del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí