Presidente de la Caja, Román Macaya, junto al Gerente de Logística, Luis Fernando Porras
  • Se trata del gerente de Logística y su asesor

Redacción – La gerencia general de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) separó al gerente de Logística, Luis Fernando Porras, así como a su asesor Hans Vindas, por la cuestionada compra de mascarillas a un contador y a una empresa de comunicación.

La institución informó que se trata de una medida cautelar por cuatro meses, la cual incluye a un tercer funcionario que aún no ha sido notificado.

Porras y Vindas han sido muy cuestionados por la adjudicación de la compra de 12 millones de mascarillas por $4 millones al contador David Landergren y a la empresa MR Comunicaciones Políticas.

Según informó la Caja, esta medida busca garantizar la transparencia en el proceso de investigación que se realiza por la contratación de mascarillas mediante la contratación directa 2020-CD-00093-5101.

«La gerencia general de la Caja llevará, esta tarde, una propuesta a la Junta Directiva de la institución para el nombramiento de un sustituto temporal en la gerencia de logística y que se garantice la continuidad de los servicios en esa dependencia», dice el comunicado.

La suspensión temporal de los cargos se ejecuta en apego de los derechos y condiciones laborales de los trabajadores.

Adicionalmente según informó el gerente general de la CCSS, Roberto Cervantes, este martes se estará tramitando el inicio de un procedimiento administrativo ante el Centro para la Instrucción de Procedimientos Administrativos de la CCSS para determinar la verdad real de los hechos.

La resolución administrativa GG-2355-2020 fue notificada este martes.

Los hechos son investigados por la Fiscalía, la Auditoría Interna de la Caja y la Contraloría General de la República.

La compra

La CCSS es cuestionada por adjudicar la contratación directa 2020-CD-00093-5101 para la compra de 12 millones de mascarillas quirúrgicas al contador público sin experiencia en distribución de Equipo de Protección Personal (EPP), así como a la empresa de la periodista Miren Martínez Ruiz, compañía que  estaba morosa con la Caja.

La empresa de comunicación incumplió con la entrega de mascarillas, por lo que ya se inició los trámites pertinentes para resolver la orden de compra supra citada, y realizar el cobro de las multas y clausula penal.

Esta contratación de ambas empresas es por $4 millones; sin embargo, la Caja no pagó por adelantado.

Para este concurso, la Caja tuvo 18 opciones, pero aseguran que escogieron a estos dos oferentes por ser el precio menor por una diferencia de $553 mil. Además, resaltan que sí cumplían con todos los requisitos.

No obstante, de momento no hay evidencia de que los adjudicatarios tengan experiencia en el tema, así como que hayan presentado documentación para validar la calidad de los cubrebocas para su importación.

Por su parte, la institución resalta que sí cumplen con los estándares internacionales.

Según el gerente de Logística recientemente separado, la compañía MR Comunicaciones se atrasó con la entrega de las mascarillas que se le compraron, la cual estaba pactada para el 4 de junio anterior.

A esta compañía se le adjudicó la compra por $1.9 millones.

«Tuvo inconvenientes de logística y pidió una prórroga. La Caja analizó el caso, revisó su disponibilidad de mascarillas y le entrega la prórroga, pero no cumple, por lo que se le resuelve, estamos en el proceso de resolución contractual y no media pago», explicó el gerente.

La compañía de la periodista solicitó prórroga para entregar las mascarillas el 29 de junio, alegando que la República de España realizó la retención de la mercadería pactada en razón de la orden Real Federal de dicho país.

MR Comunicaciones Políticas deberá pagar una multa por el atraso e incumplimiento.

Con el contador sí se han cumplido las primeras entregas y estaba en proceso de pago, según había informado Porras.