• Deben limpiar varias veces cada pared
  • Su trabajo es agotador

Redacción – Trabajar en un centro médico implica un cambio de rutina fuerte y eso se evidencia con el testimonio de una trabajadora del área de limpieza del Ceaco. Estefani Vargas afirma que se bañan seis veces al día para desinfectarse.

«Nos bañamos seis veces al día como escudo contra el Covid-19″, indicó Vargas en un comunicado divulgado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La limpieza cumple un papel fundamental en la atención de la emergencia en los centros médicos, pues esto garantiza seguridad para todos los trabajadores y pacientes.

«Cada vez que terminamos un cubículo, hay desinfectarse todo el cuerpo, esto significa que en una jornada de ocho horas, cada funcionario tiene que bañarse hasta seis veces», agregó.


LEA TAMBIÉN: Pocos hablan de ellos, pero su trabajo es esencial: Misceláneos también luchan contra virus


Para la limpieza utilizan doble guante, doble mascarilla y ninguno puede llevar partes de su cuerpo al descubierto cuando entra a hacer limpieza a las áreas donde están los pacientes.

La limpieza de cada pared conlleva cuatro pasos para que el área quede bien desinfectada:

  • Primero: se pasa jabón de arriba a bajo
  • Segundo: se limpia con agua
  • Tercero: se coloca cloro
  • Cuarto: se vuelve a pasar agua

«Es importante que los costarricenses conozcan que entre paso y paso se debe esperar 20 minutos», resalta la Caja en el comunicado.

Vargas es coordinadora de Servicios Generales del Ceaco y tiene 31 años de edad. Ella tiene seis meses de trabajar para la Caja y convive con otros 60 trabajadores más que se dedican a embellecer todas las áreas.

«Soy estudiante de ingeniería industrial, pero hasta ahora la mejor clase de formación profesional la he recibido en el Centro Especializado para la Atención de Pacientes con covid-19. Ahí he aprendido ser mejor hija, madre, esposa, hermana y sobre todo mejor ser humano», indicó.

El modo de limpiar los recintos conlleva técnicas muy precisas:

Primero se limpian las paredes con una técnica conocida como 8, luego se sigue con los rodapiés, luego con los marcos de las puertas y ventanas, después se sigue con los vidrios y se finaliza con el piso siempre siguiendo los cuatro pasos.

Y cuando hay un fallecimiento de un paciente Covid-19, el cielo raso debe higienizarse completamente.

«Luchamos contra el tiempo, contra el frío o el calor, a veces uno aguarda la respiración como medida de seguridad involuntaria. Hay momentos en que uno se descompensa porque el cansancio es mucho y la fatiga provoca dolor de cabeza, pero es un trabajo que también hacemos con amor», señaló.

El director Administrativo Financiero del CENARE-CEACO, Marlon Méndez, el trabajo del personal de Servicios Generales es fundamental para la prestación de servicios.

«Me pongo de pie y ofrezco un aplauso por todos los funcionarios que se dedican incansablemente a la limpieza y más donde hay personas con Covid-19. Solo uno que ve la precisión, técnica y amor con que cada uno realiza su labor termina de entender lo fundamental de su oficio», expresó.

El director general de este centro médico, Roberto Aguilar, dijo que se trata de un trabajo artesanal, hecho a mano, que requiere de mucho compromiso y fuerza.

“Yo desearía apoyarles con escobas, mangueras, hidrolavadoras y cepillos, pero no se puede porque debe mantenerse una humedad promedio en los espacios donde hay pacientes hospitalizados y una alteración en la humedad podría ser terrible para la salud de los usuarios», indicó.

Los trabajadores de limpieza son los encargados del aseo de la mayoría de superficies. El personal de Enfermería esteriliza las camillas, equipos médicos e insumos no descartables.