Redacción.   Al iniciar su comparecencia en la Comisión de Asuntos Hacendarios, el ministro de Hacienda, Elían Villegas,  solicitó a los diputados aprobar el contrato de préstamo  con el Banco Interamericano de Desarrollo para financiar el programa para proteger los empleos e ingresos de poblaciones vulnerables afectadas por el Covid-19.

La idea es crear un fondo nacional de avales y garantías para el apoyo a las empresas afectadas por el COVID-19 y la reactivación económica.

 “Este proyecto nos ayudará a llevar el crédito a quienes más lo necesitan, será un mecanismo de gran importancia en la lucha contra el desempleo y una luz de esperanza para miles de pequeñas y medianas empresas costarricenses que hoy buscan su estabilidad financiera en medio de la pandemia”, destacó. 

El proyecto establece que el dinero para el crédito estará disponible en las entidades financieras supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF), en donde se podrán gestionar las operaciones financieras con condiciones especiales de tasas de interés y plazos.

El Ministerio de Hacienda será el fideicomitente y el Instituto Nacional de Seguros será el fiduciario. Un consejo rector determinará los criterios de selección de los avales y personas físicas o jurídicas que se beneficien, los porcentajes de pérdida esperada por actividad económica y el monto máximo de avales y garantías por cliente.

También estará en audiencia el director de Crédito Público, Melvin Quirós.