Redacción- Linden Cameron es un niño autista de 13 años que se encuentra gravemente herido en un hospital de Salt Lake City, Estados Unidos, después de ser tiroteado por la policía.

La madre solicitó ayuda a los agentes para tratar de calmar a Linden Cameron y éste acabó recibiendo varios disparos

Es importante mencionar que el menor sufrió el viernes pasado una crisis nerviosa fruto del síndrome de Asperger que padece y su madre solicitó ayuda a los agentes para tratar de calmarlo, lo que ella no se esperaba era que acabaran disparando a su hijo.


LEA TAMBIÉN: (Vídeo) Tres mujeres racistas insultan y escupen a una pareja latina en el metro de Madrid


El nuevo caso de abuso policial en Estados Unidos ha saltado a la luz después de que la madre, Golda Barton, lo haya denunciado en los medios locales.

La mujer explica a los medios internacionales que cuando llamó al 911 detalló que su hijo era autista y que no iba armado.

“Se enfada y comienza a gritar, es un niño y necesita atención”, relata en el canal KUTV.

El parte médico señala que Linde Cameron tiene lesiones en un hombro, en el intestino, la vejiga y los tobillos.

“Es un niño pequeño, ¿por qué no lo derribaron y ya está?”, dijo la madre.

El caso de Linden Cameron recuerda al de Daniel Prude , un afroamericano de 41 años que padecía trastornos mentales y que murió asfixiado por agentes de policía tras su arresto el 23 de marzo en Rochester, Nueva York.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí