Redacción-  El Ministerio de Agricultura y Ganadería, en alianza con la Fundación Creciendo Juntos, impulsa un proyecto de huertas caseras, en el que 53 familias guanacastecas, que antes de la pandemia dependían de la actividad turística, se dedican ahora al cultivo de hortalizas.

La idea es reactivar su economía sembrando y comercializando su cosecha. El proyecto se desarrolla luego de una investigación llevada a cabo por extensionistas del MAG, en 18 fincas del cantón de Carrillo.

Se determinó que distintas variedades de hortalizas se adaptan y pueden cultivarse en esa región del país, con calidad incluso para exportación, siguiendo las recomendaciones técnicas de los expertos del Ministerio y aplicando tecnologías como riego por goteo y microorganismos para control de plagas.

«La validación de la investigación se está haciendo con 18 productores.  Evaluamos 14 híbridos de cebolla, 12 híbridos de tomate, 8 híbridos de chile y 8 híbridos de pepino. Además, lechugas, cebollino, apio, culantro, dos variedades de ayote, zucichni, kale, vainicas, repollo, zanahoria, brócoli y coliflor. Podemos contar ya, en nuestra región, con estos materiales adaptados y demostramos que pueden llegar al mercado con excelente calidad”, aseguró Fernando Espinoza Zing, extensionista del MAG, en Carrillo.

Actualmente, se preparan los viveros y terrenos para que el resto de las familias inicien el primer ciclo de cultivos en diciembre, y cosechen a partir de febrero. Las semillas provienen de Israel, Brasil, Estados Unidos, España y Holanda.

Estas 53 familias son parte de un grupo de más de mil que han recibido diarios y alimentos de parte de la Fundación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí