Imagen con fines ilustrativos
  • Solo el año pasado, el Geriátrico atendió 358 casos de agresión psicológica en el primer semestre

Redacción – Un hijo se aprovechaba de la edad avanzada de su madre para llamarla, haciéndose pasar por un «pretendiente», y así dejarse su dinero.

No, no es una historia sacada de una telenovela. Es un caso real de agresión psicológica a una adulta mayor que aborda el Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología.

Bajo el personaje de ese supuesto admirador, el hombre le contaba sus penurias económicas a su madre para que ella se apiadara y le diera dinero. A cambio, él le prometía que muy pronto se iban a reencontrar.

La paciente, de 85 años, se emocionó al creer que un pretendiente se fijó en ella a su edad. Fue víctima de la jugada de su propio hijo y le depositaba el dinero que él le solicitaba.

Casos de agresión psicológica

El servicio de Trabajo Social del centro médico aborda el tema y forma parte de las consultas que diariamente reciben por violencia psicológica y emocional.

«Solo el año pasado, atendimos 358 casos en el primer semestre. De ellos, 233 eran mujeres y 125 hombres», indica el centro médico.

La jefa de trabajo social, Jeannette Martínez, afirma que cada día recibe un promedio de 22 consultas que deben ser tramitadas por las 11 profesionales en trabajo social. Incluso algunas de ellas llegan a los estrados judiciales.

Las llamadas que reciben son de nietos, hijos o vecinos que procuran orientación sobre cómo actuar frente a este tipo de situaciones, donde incluso están involucrados parientes cercanos.

La situación es tal que algunas personas afectadas llegan a los hospitales descompensadas por la situación de agresión psicológica y emocional que los agobia.

¿Qué hacer ante casos de agresión?

La especialista explicó que una de las tareas para reducir el impacto de esta agresión es hacer respetar la ley 7935 o Ley de Atención Integral para la Persona Adulta Mayor Martínez.

Afirma que es necesario empoderar a las personas adultas mayores sobre los recursos que tiene para evitar este tipo de agresiones e informar al resto de la familia de lo que sucede.

Por otro lado, recuerda que esta población es sujeta de derecho y, por lo tanto, puede recurrir a diferentes instancias existentes en el territorio nacional como los centros de salud de la CCSS, al 9-1-1 y al Poder Judicial.

Martínez fue clara en que los adultos mayores deben saber que su pensión es para satisfacer sus necesidades y no para resolver los requerimientos de hijos, nietos y otros parientes, desgraciadamente muchos utilizan su pensión para pagar deudas de sus parientes, pensiones alimentarias quedándose desprotegidos.