Redacción- Adam y Caitlin Graveley están pasando por la peor pesadilla debido a que ambos tienen cáncer terminal y dos hijos pequeños que están en riesgo de quedarse huérfanos.

La trágica historia de esta familia de Perth, Australia comenzó en noviembre de 2020, cinco semanas después de que Cailtlin, de 39 años, dio a luz a su segundo hijo, Fearn.

Ella se quejaba de fuertes dolores en su estómago. En un incido pensó que se debía a las secuelas del parto pero cuando estos se volvieron más intensos decidió ir a un especialista.  Cailtin fue diagnosticada con cáncer de intestino en etapa IV que había hecho metástasis al hígado.


LEA TAMBIEN: Chef Sophia continuará presentando en «¡Qué buena tarde!»


Devastada, Caitlin pensó que no viviría para ver crecer a sus hijos, pero al menos le quedaba el consuelo de que sus Thea y Fearn aún tendrían a su padre.

Hace solo un mes, el 4 de febrero de 2021 Adam (38) fue diagnosticado con cáncer de páncreas, también en etapa IV.

Ahora ambos se encuentran en un tratamiento experimental y haciendo todo lo posible por vencer esta terrible enfermedad y ganar tiempo para poder estar con sus hijos.

«Creo que jamás podremos explicarnos por qué o procesar ambos», explicó Emma Reynolds, la hermana de Adam al Daily Mail.

«Todos los días esperamos y rezamos por que su tratamiento funcione y que tengan años, en lugar de meses».

Crearon una página web, en la que están recibiendo donaciones para ayudar a costear su tratamiento y para que la mamá de Adam, que viven en Inglaterra, puedan viajar a visitarlo y acompañarlo en su lucha contra e cáncer.