Foto: Prensa Saprissa.
  • Morados sigue sin convencer a nadie  

Redacción – Philadelphia Union hinca 1-0 al Monstruo en La Cueva y agudiza mal momento morado, que lleva sus penurias en el torneo nacional a la Concacaf.

Con las bajas de Marvin Angulo, David Guzmán y Esteban Rodríguez, Saprissa hizo frente al juego de ida de octavos de final de Concachampions ante Philadelphia Union.

Los dueños de casa intentaron adueñarse del balón desde el inicio y así poder llevar peligro al marco de la escuadra de la MLS, que mostró gran orden en zona defensiva.

Pese a que todavía están en pretemporada, el Union mostró gran categoría en la cancha, frenaron el ímpetu y ganas de los morados, que se toparon con un club con oficio.

Tanto Bolaños como Colindres carecieron de profundidad para al menos llevar peligro al marco de André Blake, lo cuál aprovecharon los atacantes del Philadelphia.

Jamiro Monteiro fue una pesadilla para la zaga del Monstruo, que le dio facilidades al habilidoso futbolista, que usó sus cualidades para desnudar a los locales.

Esa astucia del jugador nacido en Holanda, fue clave para el Union que sumado a la jerarquía de Alejandro Bedoya manejaron los hilos del partido.

Con un control prácticamente que asfixiante, el equipo de USA puso el 0-1 en el marcador al minuto 33, gracias a un cabezazo descomunal de Kacper Przybyłko.

Przybyłko aprovechó un sensacional pase de Mbaizo para vencer a Aarón Cruz, que explotó con sus defensores por haber dejado solo al ariete del Philadelphia.

Los morados terminaron el primer tiempo sin hacer ningún solo tiro a marco, lo que habla muy bien del gran juego desarrollado por el equipo de los Estados Unidos.

En la etapa complementaria, los comandados por Roy Myers intentaron cambiar el chip y llevar peligro a la portería rival en busca de la igualdad en el marcador.

Poco a poco, Saprissa tomó confianza y al minuto 67, Kendall Waston botó de forma inexplicable el balón, luego de cabecear sin marca en el área del Union.

Tres minutos más tarde, Bolaños sacó un potente cabezazo que llevaba sello de gol, pero cuando parecía que iba entrar apareció en la línea Kai Wagner y así impedir el tanto.

El Monstruo siguió atacando con todo al plantel de la MLS, que bajó las revoluciones en el partido y eso lo aprovecharon los locales para tratar sacar el empate.

Mariano Torres probó suerte con un remate desde fuera del área al minuto 83, que se marchó apenas desviado de la portería del jamaiquino, André Blake.

Pese a los múltiples intentos del Monstruo, el Philadelphia Union sacó su casta y en la recta final jugó con la desesperación morada para triunfar por 0-1.

Pero eso sí, en el último minuto del partido se descontroló el partido, debido a un grave falta de Ricardo Blanco a un jugador del Philadelphia, lo que generó un zafarrancho.

Esa trifulca dejó a dos jugadores del cuadro norteamericano con amarilla. Además, de Michael Barrantes y Daniel Colindres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí