(Editorial) Gobernar para unos cuantos

Gobierno del PAC beneficia a grandes empresas

San José – Semanas atrás, AMPrensa.com ha publicado varias informaciones relacionadas con el decreto firmado por el presidente Luis Guillermo Solís y el ministro del Minae que encarece el precio de los combustibles y subsidia con asfalto, gas y búnker a 90 empresas privadas.

El gobierno del cambio de Luis Guillermo Solís beneficia únicamente a grandes empresas de nuestro país, con un decreto oscuro que perjudica a un pueblo deteriorado que lucha día a día por sobrevivir ante los altos precios que dominan la economía nacional, entre ellos, los combustibles.

Cada vez que un costarricense compra combustible, ¢9 colones por litro son destinados para subsidiar el precio del asfalto que requieren 90 empresas dedicadas a la construcción de proyectos públicos y privados. Un decreto firmado el 12 de enero anterior por el presidente Luis Guillermo Solís y el ministro de Ambiente, Edgar Gutiérrez, ordenó a Recope reducir ¢35 colones por litro del precio original del asfalto y la emulsión. Según la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep), desde la firma del decreto a la fecha, se han subsidiado más de ¢3.300 millones solo en asfalto, es decir, los costarricenses han sido los proveedores de asfalto para esas empresas privadas.

Como si fuera poco, el decreto firmado por el mandatario, no solo subsidia asfalto a las compañías. De acuerdo con Aresep, en cinco meses, las 90 empresas en su mayoría privadas, se han visto beneficiadas con ¢12.770 millones por la compra de gas y búnker a Recope. El decreto contempla el subsidio para los tres productos.

El gobierno de nuestro país parece haber planeado por completo ese beneficio con un portillo legal; sin embargo, de acuerdo con la propia Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), quien vende los productos, no existen controles para poder verificar que esos materiales son utilizados solo para obra pública, es decir, los costarricenses podríamos estar subsidiando asfalto, búnker y gas para obras privadas que no nos benefician en absolutamente nada como país.

Tal y como lo dijo este medio en diversas ocasiones, las empresas beneficiadas con el subsidio, entre ellas, Globalvía, HSolís, Meco, Florida Bebidas, entre otras, no requieren de ello para poder subvencionar sus obras. Incluso, el ministro de Ambiente, Édgar Gutiérrez, jerarca que firmó el decreto junto al mandatario, dijo a este medio  que el decreto que encarece el combustible para favorecer a esas compañías es injusto. El jerarca aceptó que el subsidio existe desde hace muchos años; sin embargo, el gobierno no aplicó medidas para asegurar que el decreto solo beneficiara intereses colectivos y no privados.

El gobierno para unos cuantos se confirma, incluso, por la misma viceministra de Energía, Irene Cañas. La jerarca señaló que el decreto se firmó ante las advertencias de sectores empresariales que amenazaron con irse del país por un incremento en las tarifas del asfalto, gas y búnker, es decir, el gobierno del PAC cedió a presiones empresariales y se olvidó de que el pueblo llevó a gobernar para un cambio y no para los ricos.

Finalmente, más de allá de beneficiar a grandes empresarios, el gobierno podría verse implicado en un acto ilegal. El mismo presidente Luis Guillermo Solís manifestó que él firmó el decreto porque Recope le presentó los argumentos técnicos para hacerlo, a pesar de que la ley orgánica de la refinería indica que es prohibido que Recope promueva cualquier tipo de subsidio o subvención. Ello costó una investigación penal por parte de la Fiscalía de Anticorrupción. Es claro que el gobierno puede utilizar cualquier fin para poder beneficiar a unos cuantos, esos a los que no les interesa el bien colectivo.


Publicidad

.

1 Comment

  1. si siguen porése camino, lo único que nos queda a los costarricenses es, como protesta: negarnos a pagar cualquier impuesto, sea éste· estatal o municipal.para que entiendan que no pueden seguir estrujando más al pueblo a favor de unos cuantos, amigotes de los políticos de turno.

Los comentarios están cerrados.