Ocho reos arrancan con sistema de brazaletes eléctronicos

Según autoridades del Ministerio de Justicia, la medida no será suficiente para contrarrestar el hacinamiento

Redacción – Este lunes arrancó el sistema de vigilancia electrónica por medio de brazaletes electrónicos con ocho reos a quienes los jueces les impusieron la pena de arresto domiciliario.

En total, se trata de siete hombres y una mujer, los cuales portan un dispositivo, tipo tobillera, a través del cual se envían señales satelitales de posicionamiento global al centro de monitoreo de la Policía Penitenciaria.

Un equipo de 16 policías y siete funcionarios técnicos y profesionales –tales como abogados, orientadores, psicólogos y trabajadores sociales– se encarga de dar seguimiento a esas personas.

De las ocho personas usuarias, tres se colocaron el dispositivo este lunes y otras cinco ya lo portaban desde la semana anterior. Se trata de personas que descuentan penas de hasta seis años por delitos no violentos y que no han cometido delitos previamente.

Según señalaron autoridades del Ministerio de Justicia, la medida no será suficiente para contrarestar el hacinamiento carcelario.

La Ley de Mecanismos electrónicos de seguimiento en materia penal (N.° 9271) establece tres supuestos de aplicación:

a. Modalidad de localización permanente como medida cautelar.
– medida de localización permanente con mecanismo electrónico.
– medidas en libertad (como firmar, no salir del país, etc.) más mecanismo electrónico.
b. Control de personas sentenciadas en los casos regulados por ley
– Libertad condicional (juez impone condiciones, pero con mecanismo).
– Pena sustituta de prisión: arresto domiciliario con monitoreo electrónico
c. Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres
– Medida de seguridad contra el imputado sin perjuicio de enlazar con la víctima.


Publicidad

.

Acerca de José David Arce 3950 Articles
Periodista encargado de cubrir sucesos. Interesado en el análisis y la crítica de diversos temas del ámbito nacional e internacional. Comprometido con la comunicación y responsable en el ejercicio de su profesión.