Invadidos por narcos, sicarios y golondrinas: ¡La seguridad está en jaque!

Hace 18 años el zar antidrogas de Colombia lo advirtió

La realidad en materia de seguridad –o más bien en Inseguridad- que afronta Costa Rica no es nada desconocida por las autoridades. Tampoco es una situación que las toma por sorpresa.

Lo que hoy vivimos en las calles de nuestro país fue alertado, advertido, augurado, pronosticado, en fin, use el sinónimo que usted desee por una persona con mucho conocimiento en seguridad.

En el año 2000, Roso José Serrano, en aquel entonces nombrado por Estados Unidos como el mejor policía del mundo por su lucha en Colombia contra el narcotráfico, dijo  durante una visita a Costa Rica que todo lo que hoy estamos viendo –incluso a plena luz del día- ocurriría de no tomarse las previsiones adecuadas.

¿Seguimos aquella recomendación? La respuesta es no.

Se hicieron esfuerzos para profesionalizar nuestra policía, se crearon algunas leyes y se trabajó en el combate del narcotráfico  con modestos recursos, pero dejamos de lado aspectos fundamentales para enfrentarnos a un crimen organizado muy poderoso, con tentáculos por todas partes y que avanza a punta de plomo.

La materia migratoria fue uno de los principales fallos. Abrimos nuestro país a personas indeseables, a criminales que nunca debieron poner un pie en Costa Rica, pero que lograron establecerse en nuestra hermosa tierra bajo el disfraz de refugiados.

Esto no es ninguna mentira. Aquí en Costa Rica tuvimos como refugiado, incluso, a un alto miembro de la “diplomacia” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), un médico anestesiólogo que trabajó en el Hospital San Juan de Dios, quien tras ser evidenciado, aceptó ser parte de ese grupo guerrillero y se fue del país.

Sin embargo, ese no fue el único caso. Tuvimos muchos más, algunos tan importantes que la Policía Nacional de Colombia envió un avión de su fuerza aérea para extraditar a un hombre que, lamentablemente, vinculó a muchos pescadores puntarenense en el ilícito negocio de las drogas.

“Los países que son tranquilos, que tienen la misma idiosincrasia como la nuestra (colombiana) a veces son tentados y aprovechados para recibir influencias del narcotráfico. Me parece que Costa Rica tiene mucho riesgo por las bondades físicas, los mares, el paso que se puede hacer desde Panamá hasta México, sus puertos y la cercanía con las islas del Caribe”.

“Cuando aparece una persona tirada en el basurero hay que preguntarse qué pasó allí; las venganzas que produce el narcotráfico son irreversibles y son mensajes fuertes”, dijo en aquel entonces el coronel Serrano.

Sus advertencias se convirtieron en realidad. 18 años después, el narcotráfico y el lavado de dinero penetraron absolutamente todos los sectores del país.

Roso José Serrano fue el policía que acabó con Pablo Escobar y el cártel de Medellín.

Los reportes que realizan los oficiales de cumplimiento de las diferentes entidades bancarias a las autoridades revelan como la danza de los millones se mueve, sin reparo, entre empresarios, agricultores, deportistas, policías, exportadores y muchos más. Ni algunos políticos han escapado.

La ausencia de una ley como la que actualmente se discute en la Asamblea Legislativa para controlar la adquisición de bienes producto de las actividades ilícitas ha favorecido el crecimiento de emporios que compran todo: conciencias, silencio, colaboración y hasta la vida.

Aunque es una necesidad contar con una ley firme y rigurosa, los diputados no la aprueban y rebuscan entre las páginas cualquier coma o tilde mal puesta para presentar cualquier moción que entorpezca su avance.

“Que no les pase lo mismo que Colombia, pongan mucho ojo”, nos advirtió Serrano. Hoy, estamos igual a ese país sudamericano, en medio de sicarios, secuestros, violaciones y muchos delitos más.

“Así empezamos nosotros en Colombia y no creíamos que eso germinara en una cultura de secuestros, pero el narcotráfico dispara todos los índices delictivos: los secuestros, los homicidios, la prostitución, la extorsión y la venganza. Hay que ponerle ojo y no dejar que eso progrese”.

La falta de una mano firme contra la delincuencia ha sido otro de nuestros grandes problemas en materia de seguridad. La administración de Luis Guilllermo Solís se olvidó de las víctimas y se preocupó más por los delincuentes.

El colombiano fue detenido por nacotráfico este año, a pesar de que tiene una sentencia de 10 años de cárcel que vence hasta el 2019.

Los derechos de quienes violentaron los de otras personas fueron una prioridad que generó la masiva excarcelación de reos, ocasionando un problema de inseguridad mayor.

Muchos de esos criminales salieron a las calles a cometer más y nuevos delitos; delitos que inclusive acabaron con la vida de inocentes.

El mensaje fue claro: en Costa Rica las leyes son permisivas, ligeras y alcahuetas. Un buen lugar para asentarse para delinquir. Y eso fue lo que sucedió. Cientos de extranjeros, en su mayoría colombianos, jamaiquinos, dominicanos, guatemaltecos, mexicanos, entre otros, tomaron como base de operaciones la, otrora, Suiza Centroamericana.

¡Qué triste hasta donde hemos llegado!

La planificación de las autoridades no puede, jamás, ser a mediano o largo plazo. Los ciudadanos honestos requerimos con urgencia una salida a esta problemática que nos aqueja y a muchos enluta.

El sentimiento de inseguridad es real, palpable y visible. Los sicarios perdieron el respeto y matan a escasos metros de la sede, en Los Yoses, del equipo de choque del OIJ y de los analistas que estudian el comportamiento criminal.

Los ciudadanos no podemos hacer más que pedir el incremento de la cantidad de policías, darles buenos salarios para evitar tentaciones, herramientas adecuadas para trabajo por tierra, mar y aire y controles para evitar que, de camino, el monstruo del crimen organizado los compre.

Estamos en jaque, pero quizás aún tengamos alguna movida para eliminar -o por lo menos disminuir- el crimen organizado.

Usted y yo, como ciudadanos, estamos en el derecho de exigirle cuentas y resultados al Gobierno.


Publicidad

.

Acerca de Adrián Meza Granados 416 Articles
Socio-Director de AM Prensa. Cuenta con 23 años de experiencia en periodismo (escrito, televisivo, radial y digital). Trabajó para el diario La Nación, Telenoticias y Noticias Repretel.

9 Comments

  1. Como dijo un expresidente de la República “ pueblo porque me inventas tantas verdades “ la inseguridad aumenta y galopa fuertemente por nuestras calles , enlutando a diario familias inocentes y en muchos casos con la indiferencia de nuestra sociedad, hoy en Costa Rica ya existen lugares donde ni la policia puede entrar , donde los mismos vecinos deben pagar “peajes “ para poder entrar o salir , donde cuando un joven se niega a vender droga es acecinado por los malditos maleantes que tienen secuestrara esa comunidad y todo esto sucede mientras el gobierno de turno le da la espalda la ciudadanía y empodera y justificaca a esos mostrous con su falaz argumento “ que es culpa de la sociedad por no darles mejores condiciones de vida a estos malditos que no lo piensas dos veces para acesinar una cabeza de hogar y dejar huérfanos y mutilada una familia !

  2. Buenos días!, a todo esto súmele el fabuloso plan del INS de pagar anticipadamente sin que esté reparado el vehículo, esto va a promover otra inseguridad más….. el robo de vehículos con o sin ocupantes…..

  3. Considero que la inserción de criminologos en escuela y colegios será de gran aporte para la erradicación de dicho problema criminal o al menos una gran mitigación. A la vez la pobreza con la que y la gran flexibilidad de nueatras leyes así como la pérdida de nuestros valores y principios que nos caracteriza. Entonces el tema no solo compete en materia de seguridad, si no que es cultural, social, donde todos debemos dar nuestro aporte como ciudadanos y no hacernos de la vista gorda.

  4. No se puede quedar bien con todo el mundo, no se puede quedar bien con las organizaciones defensoras de derechos humanos que nos viven condenando por el hacinamiento carcelario y abuso en cuanto a prisión preventiva, y la ciudadanía que sufre por la inseguridad

  5. Muy triste, pero es la realidad. Espero este gobierno no se deje manipular y comience a limpiar nuestra casa CR. Un buen comienzo, limpieza de calles, recoger toda la basura, drogadictos, niños vendedores, etc. Buscarles hogar, limpiarlos, prepararlos para Integrarlos a la sociedad. No hay consumidores, no vendedores. Asi sucesivamente. Por algo se empieza.

  6. En realidad eso que dijo el mejor policía del mundo tiene su relevancia pero no es el único que veía venir una situación complicada para mi país yo agregaría el
    Descuido de las autoridades desde hace muchos por la venta y consumo de drogas a nivel de país pues Muchas autoridades y porque no decir que la prensa le a dado y le sigue dando gran importancia a las tonelada de droga que se incauta misma que en 95 por ciento va para otros países estos deberían de hacer sus maniobras para que la droga no afecte a sus ciudadanos
    Está droga no deja de tener importancia su incautacion
    Máxime que con las ayudas de otros países como los gringos lo que buscan en su mayoría es que la droga no llegue a su país sin importar que mi Costa Rica
    Se deteriore cada día más

  7. Usted habla mucha paja periodística, primero si piensa que este problema se acaba terminando con la vida o la libertad de los narcotraficantes esta muy equivocado, detrás de ellos vendrán mas, mientras la demanda de drogas siga de nuestra parte nada de esto va a cambiar, sigan fumando mariguana comprada en las calles y sigan usando cocaína y siempre habrá alguien que trabaje del lado vendiendola.
    Por otro lado la extrema pobreza y explotación de los grandes burgueses a nuestra latinoamericana, (que ya es un problema traído con la colonia), seguirá tirando pobres a estos trabajos.
    Por ultimo, los deje usted o yo pasar al país, eso no cambia mucho, según usted ellos dejaran de entrar acá porque no se los permitimos en fronteras? alguna forma encontraran, el asunto aquí es que la sociedad tal como esta estructurada, esclavos de sus trabajos que necesitan drogarse, un mercado que cumple con esa demanda y mucho dinero detrás produciéndolo, esto no se acabara nunca.
    Ademas los principales narcos están en las clases altas..

Los comentarios están cerrados.