Redacción- La expresidenta de la República, Laura Chinchilla, le dedicó emotivo mensaje de cumpleaños a su madre.

» Nació en una pequeña finca enclavada en los Montes del Aguacate, en Atenas de Alajuela. Desde niña amó la lectura, navegar por las páginas de esos libros de historias y aventuras que la trasladaban a tierras exóticas y distantes.

Su origen alajuelense y la literatura, marcaron desde temprano dos de sus más destacadas virtudes: su perenne jovialidad que la lleva a sacar sonrisas hasta en momentos de angustia y apremio, y su apetito por conocer lo que hay más allá de su tierra pequeña que la ha llevado ahí adonde ha podido viajar.

Estoy segura que de haber podido escoger, habría sido o diplomática o reportera -aunque no de guerra-. Pero en su época, no eran muchas las opciones para las niñas.

Fue mamá a la misma edad en que yo ingresé a la universidad, y fue abuela a la misma edad en que yo me convertí en mamá. Junto a su esposo y compañero, sacó adelante a cinco hijos, y por ahí se guindó tempranamente uno que otro nietecillo, lo que no le impidió forjar una carrera exitosa, aunque interrumpida, en el sector privado.

Con 19 años de diferencia entre ella y yo, decidió entrar conmigo a la universidad, rivalizando -o más bien, ganando por gorreada- en hermosura y simpatía ante amigos y compañeros. Sin necesidad de consignas o discursos excluyentes, sembró en su única hija mujer un sentido potente y natural de que las mujeres sí podíamos aspirar, sin límites ni complejos», dijo Chinchilla.


LEA TAMBIÉN: (Vídeo) Broma de Nancy Dobles en televisión nacional se hace viral


Laura Chinchilla agregó que fue su bastión emocional durante los complejos años de su carrera política, una compañera de aventuras culinarias para su querido esposo, y un hermoso e indispensable recurso afectivo para su hijo que la ama.

«En los últimos tiempos se ha convertido en una excepcional compañera de viajes y aventuras. De esas aventuras que desde niña hubiese querido vivir y que no pudo pero que, por ello mismo, nos permitieron a mis hermanos y a mi contar con la fortuna de tenerla como mamá.

Nos hizo prometer que el 2020 no era digno de una celebración como la que ella merecía por alcanzar la edad que hoy alcanza, así que este año no sumará, sino hasta el 2021.

Pero saquen ustedes las cuentas si yo ya llegué a los 61, aunque en esta fotografía tomada hace poco más de un año, ella como siempre, desconcierta. ¡Feliz No Cumpleaños, mamá!», finalizó Laura Chinchilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí