Redacción.    Las propuestas del Gobierno al Fondo Monetario Internacional incluyen un incremento en las tasas del impuesto de renta sobre los salarios y las pensiones. 

Esto quiere decir que una persona que gane 850 mil colones, tendrá que pagar 250 colones más.   

Se cobrará un 2,5% adicional a los ingresos mayores de ¢840.000, un 5% extra para ingresos superiores a ¢1.233.000 y un 10% adicional a los ingresos superiores a los ¢4.325.000.

La idea es que entre más dinero gane más tenga que pagar, según explicó el ministro de Hacienda, Elían Villegas.

LEA MÁS: Congresistas del PAC critican labor de la Defensora e insisten en su destitución


Las otras propuestas están vinculadas con la aplicación de la regla fiscal, el proyecto de ley marco de empleo Público, el cierre y fusión de órganos descontrados, la reestructuración de los servicios de apoyo de órganos desconcentrados, el congelamiento salarial mientras que la deuda sea superior al 60%.  
También se comprometieron a reducir los presupuestos extraordinarias y las partidas superfluas, así como renegociar y recortar los alquileres en el sector público y la renegociación y recorte de alquileres en el sector público.

El presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, solicita la ayuda  de todos los sectores del país e hizo un llamado a la ciudadanía y ante las jefaturas de fracción representadas en la Asamblea Legislativa.

“Necesitamos mantener la estabilidad económica y activar el empleo, para mejorar la situación del país generada por el COVID-19. Si no actuamos, el riesgo está en altas tasas de interés, en devaluación, en más desempleo privado y público y en pobreza, lo cual afectaría a todos y con particular gravedad a los más pobres. Por eso hay que actuar y hay que hacerlo con rapidez: la demora en esto nos saldría muy cara”, aseveró el presidente.