Foto: Instituto Costarricense de Turismo

Redacción. Estados Unidos y Costa Rica firmaron un acuerdo para intercambiar y compartir cierta información sobre visas estadounidenses, por medio de una respuesta electrónica, de conformidad con la legislación de ambos países, con el fin de mejorar, mantener y fortalecer la seguridad fronteriza y la migración.

Con este acuerdo, la Dirección General de Migración y Extranjería y la Dirección de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) incrementarán su relación para identificar viajeros que presenten una visa estadounidense no válida, falsificada, cancelada o revocada.

Según los términos del acuerdo, cuando Costa Rica solicite la revisión de una visa, la CBP enviará una respuesta electrónica a Costa Rica. Migración Costa Rica podrá usar esa respuesta para facilitar sus determinaciones en cuanto a:

  • La validez de una visa -no vencida- expedida por Estados Unidos, cuando nacionales de un tercer país solicitan ingreso o permiso para transitar por Costa Rica.
  • La adjudicación de solicitudes de visas para viajar a Costa Rica.

La Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica enfatizó que “la información sobre visas estadounidenses en forma digital agilizará el proceso de confirmación de ingreso al país de aquellos extranjeros que deben presentar tanto la visa restringida o consultada, pero que poseen una visa de Estados Unidos de ingreso múltiple (visa de turismo, visa de tripulante o visa de negocios exclusivamente visa tipo B1-B2, B1 o B2, visa tipo D, C1/D de múltiples ingresos), lo que ayudará a reforzar la migración segura y ordenada que se realiza constantemente en los puestos fronterizos”, manifestó Raquel Vargas, directora de Migración.

Para el Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Marcos Mandojana, este acuerdo es vital para el fortalecimiento de la seguridad en el continente. “El trabajo conjunto y la cooperación bilateral permitirá que ingresen a nuestro hemisferio aquellos viajeros que tienen la autorización apropiada para visitarnos, lo que resultará en una región más segura para todos”.

Ambos países tendrán medidas técnicas y toda la organización necesaria para proteger la información compartida de la destrucción accidental o ilícita, la pérdida accidental, la divulgación, alteración o acceso no autorizado, la confidencialidad e integridad de los datos; así como medidas razonables para garantizar que solo quienes estén autorizados tengan acceso a los datos personales.

Cada uno de los países tendrá un sistema de control de bases de datos y documentos para tener un proceso de archivo y destrucción bien organizado y seguro de la información recibida en el marco de este acuerdo y de conformidad con leyes, regulaciones y políticas del respectivo país.